domingo, 23 de abril de 2017

Pasad un buen Sant Jordi

Y compraos libros, rosas, camisetas, tazas o lo que os de la gana pasando de listas de los más vendidos, recomendaciones interesas o presiones mediáticas. A mirar, tocar, leer, releer y elegir con libertad y sentido del humor.


A pasarlo bien.
Y si estáis de paseo por Igualada y me queréis traer un zumo o algo de chocolate a la parada se agradecerá mucho. En estos días, los libreros estamos necesitados de cariño. 

jueves, 20 de abril de 2017

A tres días...

A tres días de Sant Jordi.

Aquí Sant Jordi to valiente aplastando a una lagartija con una enfermedad cutánea.

Tres días para mi ¿doceavo?, ¿treceavo?, ¿quincoajesivotresmilyunnabo Sant Jordi? No sé, son muchos ya. Y tengo una ilusión... Otro año de madrugar, cajas, libros, caballetes, maderas, montar a toda prisa y demás historias apasionantes que tanta gracias os hace. Y esta año al caer en domingo será raro. ¿Vendrá más o menos gente? Mi apuesta es que se concentrará más al mediodía y a partir de las seis de la tarde... hasta que empiece el fútbol más o menos. Porque me han dicho que hay fútbol y que juega alguien contra alguien haciendo algo, pero desconecté de quien me lo explicaba. Con el fútbol me pasa lo mismo que cuando me explican algo de reparaciones (ver entrada anterior) o cuando me dan una dirección.

Aun tengo libro que etiquetar y meter en cajas. Tengo que preparar todo el material que llevaré a la parada. Infiltrar títulos minoritarios que recomendaré con un punto de violencia aunque haya una voz interior que me dice que para qué si la gente solo pedirá lo de siempre aunque haya cambiado de portada y la última mierda que diga la tele que se vende. Ultimar detalles y toda ese trajín que tanta pereza me da.

Pero todo eso será el domingo y hoy es hoy.

Y hace un año no escribí ninguna crónica de Sant Jordi por lo que lo haré ahora muy brevemente intentando capturar el momento. Traer al presente un instante del pasado e intentar pintarlo con todos sus colores y afeites a la semejanza del gran poeta aleman Gustav von Samenbach cuando escribió Allí donde el dolor escuece donde recreaba la tortícolis que le produjo contemplar durante seis horas los monumentales pechos de piedra de una caraitide llamada Helga que conoció en un viaje por Tebas, Ciudad Real.

Básicamente el Sant Jordi pasado fue como los otros Sant Jordi con el único detalle distintivo de que llovió.
Mucho.


- Oooh, qué poético,
Los cojones.
- ¿Qué?
Los cojones del santo padre.
- Pero el día gris, las parejas enamoradas paseando bajo la lluvia con la rosa en la mano, los suspiros aleteando por toda la plaza, la magia de un día llena de agua refrescante, libros, rosas...
Lo vuelvo a decir. Los cojones.
Los pies mojados, los libros mojados, las cajas mojadas, los libreros mojados, los plásticos mojados y retirados por clientes mojados con paraguas mojados que quieren ver los libros y, sí, los mojan. Niños mojados con manos mojadas que quieren coger libros que no estaban mojados y enseñarlos a sus mojados progenitores que les dirán que no y devolverán el ahora sí mojado libro a la pila de libros mojándolos todos.
Maravilloso, vamos.
Un día lleno de magia, sí.

Y no recuerdo nada más. Ni gente, ni anécdotas. Solo lluvia y ganas de cerrar el chiringuito e irme a casa con A. a cenar el ya tradicional kebab de la noche de Sant Jordi.

El domingo, Sant Jordi. Como todos los años estaré en la Plaça de Cal Font de Igualada. Llevaré mi habitual atractivo robusto y una camiseta de Chtullhu. Si me queréis, traedme una zumito o algo de comer. Nada de café ni alcohol, que ya no uso de eso. Si no me queréis, no vengáis a verme. ¿Para qué vamos a pasar un mal rato los dos?

Prometo pasar la tradicional reseña del día de Sant Jordi y prometo que ese día lo pasaré bien y mi atractivilidad se multiplicará por un millón. Pero los días de antes y después, me quejo.

martes, 18 de abril de 2017

Sobre neveras (no es un título muy apetecible, pero no se me ocurre otro)

Estamos sin nevera.
Uno de esos terribles dramas del primer mundo. Tenemos parte de la comida en casa de mis padres, parte en una ingesta descontrolada, parte en la nevera a oscuras. Estamos esperando que venga el técnico del seguro que tiene que aparecer en un intervalo de hace ocho minutos y las doce (estoy escribiendo esto a las 10:08 exactamente, no, espera, 10:09, eso).

No es nuestra nevera. La nuestra no se enciende. No hemos abandonado su cadáver en una cuneta para que sea pasto de los lobos eléctricos..

Como siempre, y más problemas del mundo occidental, la avería ha sucedido en plenos días festivos para que todo sea un poco más engorroso. Y no tengo problemas con lo engorroso, ya lo sabéis. Me encanta. Pero siempre que le suceda a otros.
Como tantas otras cosas.
Total, que la nevera no funciona y no sabemos muy bien por qué. Estamos a la espera que aparezca un señor desconocido con una caja de herramientas. Y como siempre que tiene que venir un técnico a casa, me da mal rollito.


Esto no se debe solo al hecho de haber visto de pequeño la película El visitante de Peter Weir, asfixiante historia de invasión hogareña y que me predispuso contra toda persona que hace reparaciones en casa ajena (incluso si son conocidos).

Por cierto, que si no la habéis visto, hacedlo. Una maravilla de mal rollo pisicológico.

Se debe también a que soy un completo inútil cuando alguien me da indicaciones técnicas sobre lo que ha diagnosticado / reparado. No importa si es informático, electricista, lampista, forense, afinador de pianos virtual o stripper. En el momento en que me miran a la cara y empiezan a explicarme qué ha pasado, mi cerebro se desconecta y se va de viaje a otras dimensiones más apasionantes donde nadie me explica no se qué de la resistencia de algo o de un virus o bla, bla, bla. Mi cerebro se llena de unicornios con metralletas, comunistas nazis que beben té, monos araña formando un cuerpo de baile y demás imágenes pastoriles y no ateniendo ni entiendo nada de lo que me dicen.

INTERIOR. CASA VIEJA, PERO ELEGANTE. DÍA
Un atractivo hombretón escribe su blog.
Suena un timbre.

Viene el de la nevera. Ahora vuelvo.

(Pasa un rato más o menos aburrido)

Ya está. Arreglada.  Ha sido un momento. Muy simpático. Resulta que todo el tema se resume en que la placa de la resistencia de la neve... y, de repente, no estaba allí, estaba en otro lugar situando las figuritas y pensando cómo podríamos entrar en ese templo sin que los devoradores de cerebros se dieran cuentas que habíamos entrado y...


Por suerte está A. A ella le gusta todo esto de la tecnología y las maquinistas y los cables que van de un sitio a otro y hacen, no sé, ¿algo? Así que mientras me pierdo en mis mundos, ella atiende, comprende, aprende y da conversación al técnico y le ofrece un café o una crêpe de chocolate. Formamos un gran equipo, aunque todavía no tengo muy claro qué aporto yo.

Y ya está. Volvemos a tener nevera.
Fin.

Soy consciente que como historia no vale mucho la pena, pero todavía estoy pillándole el ritmo a esto de volver a un blog y tener un bebé gateando a lo loco por ahí.

viernes, 14 de abril de 2017

Entrada de esas de ponerse al día que catorce meses son muchos y han pasado algunas cosas dignas de mención, pero seguramente de estas me olvidaré

Viernes santo y eso.
Lo mejor es que no trabajo.
Lo peor, trabajo mañana. Y toca ponerse a fondo con la parada de Sant Jordi y etiquetar libros, llenar cajas, pensar cómo se colocarán cuando llegue ese fatídico día y hacerme consciente de que falta poco más de una semana.
Y otro Sant Jordi.
Mecagüen.
Aprovecho que Niña Zombi, Niña Dragón y A. están jugando en la que era mi habitación (ya hablaremos un día de eso) e intento escribir algo que no sé muy bien hacia dónde irá. Ahora es más complicado encontrar un momento para escribir. Sí, los rumores eran ciertos y un bebé absorbe tiempo y energía.

Más o menos esto es un bebé. 
Una fuerza gravitacional de tal fuerza que absorbe masa, energía y tiempo. 
Que por otra parte compensa, pero para escribir la gran novela americana, pues no.

Niña Dragón crece bien. Catorce meses de energía que busca salida. Y, tranquilos, no se parece a Bela Lugosi. Es una cría dinámica, alegra, despierta, movida, radiante y con ganas de explorar y comerse el mundo. Vamos, que estamos temblando el día que se lance a andar porque no la podremos parar y seguramente moriremos. Su última afición, darse cabezazos contra el cabezal de la cama y estallar en carcajadas. Si ese es su culmen del humor, entonces sí, ha salido a su padre.

Sigo en la librería (y que dure). Y sigo quejándome, claro (y que dure).

Leo bastante menos que antes (motivo, volver a leer el tema de la Niña Dragón) y lecturas menos sustanciales (me estoy dando un repaso a toda la Dragonlance que algunos puristas de la fantasía están revolviéndose en sus mazmorras). Hay excepciones, ahora estoy con una biografía de Alejandro Magno, pero por lo general vuelo bajo. La concentración está en otra parte.

En lo que sí estoy contento es el tema cine. Bastante, variado y muy basado en el terror, la serie B, el cine negro de bajísimo presupuesto... vamos, todo eso que no sale en listas oficiales o que en libros de tipos sesudos despachan con un "no vale la pena". Ahora disfruto con todo eso. Y mucho. Ya lo comentaré, pero el visionado de toda la serie de Viernes 13 me está haciendo muy feliz. Lo mismo me pasa con la lectura de libros de cine. Tengo que volver a leer en otro sitio lo estupendo y genial que es el final de Con faldas y a lo loco y creo que chillo. El cine es algo más. Debe serlo.

Los lunes seguimos con el rol. Hablaremos de ello.

Ah, y los gatos, bien. Como todos los gatos, jodiendo todo lo que pueden, abusando de un servidor y utilizándolo como palo de rascar y sofá de descanso. 

¿Y qué intenciones hay con el blog? Pues un ir haciendo sin planes ni conciertos; a lo que salga que es como mejor me salen las cosas. A lo mejor recupero alguna cosa del extinto blog de juvenil para este (como la novela de Derrota) y supongo que se hablará mucho de cine y series y de lo que leo. Vamos, como antes. E historias sobre gente plantígrada uvular, muchos tentáculos, monstruos gigantes que se dan de hostias, tipos con machete que solo quieren un abrazo, portales dimensionales que dan a oficinas de objetos perdidos y otras cosas.

Es bueno volver.

lunes, 10 de abril de 2017

Sobre Kubrick, Jason Voorhes y todo eso que está... mal

No recuerdo dónde leí que en el momento de planificar El resplandor, Kubrick y el director artístico decidieron que la arquitectura del hotel fuera extraña, diferente, ilógica. Puertas que se abren hacia lugares donde no debería haber una habitación, pasillos que giran hacia donde no deberían girar, etc. Esto era para que el espectador de forma inconsciente sintiera que algo en ese hotel no funcionaba (a parte de los ascensores, claro), que había algo que estaba mal sin necesidad de explicar que algo en ese hotel estaba mal. La sensación, el horror.


Éste es una de esos trucos maravillosos del cine que tanto me fascinan. Sin embargo, hay un momento en que este tipo de soluciones narrativas me gustan todavía más y las disfruto con un placer cinéfago animal y primario. Es ese momento en el que te encuentras en otra parte el mismo efecto, pero sin haberlo pretendido. Me explico.

Hace unos días vi Viernes 13 parte 8. Jason toma Manhattan (esto forma parte del proyecto de ver todo Viernes 13; proyecto del que ya hablaré otro día) y hubo un momento en que me encontré sintiendo casi lo mismo que lo que sentí cuando vi por primera vez El resplandor (pero más entretenido). Para los pocos que no hayan visto una de las partes más justamente infravaloradas de la serie, pero con sus cositas de interés y diversión, la peli va de un bolo que el bueno de Jason hace a Nueva York desde su querido lago de Crystal Lake (como se conecta Nueva York con el lago daría para otro tema).


Durante la travesía se dedica a su afición preferida, cargarse jóvenes con las más variadas armas. Seamos sinceros, los cruceros pueden ser un auténtico aburrimiento y algo hay que hacer para entretenerse.

Pues bien, la arquitectura del barco (como la arquitectura del hotel) es caótica. Está mal. Pasillos que conducen a sitios imposibles, escaleras que en teoría conducen a un nivel inferior, pero que acaban subiendo, puertas donde no debería haber puertas. Y todo esto redunda en el espectador que acaba descolocado, perdido e inquieto. Algo no funciona en ese barco y acaba contagiando al espectador.


Y esto no se debe a una obsesiva planificación por parte del director y el diseñador, si no por un director falto de gracia, un guión terrible, una mala planificación, un montaje caótico, una productora que quería quitarse la serie de encima, unas pésimas interpretaciones, una alarmante falta de presupuesto... un cúmulo de cosas que en teoría están mal, pero que acaban produciendo algo terriblemente divertido y que, por azar, acaban en el mismo punto que Kubrick.

Lo mejor de todo es que esto no solo ocurre en el barco, si no que en el alargado tercio final de la película, cuando Jason llega a Manhattan (en verdad cuatro callejones de una ciudad de Canadá) la sensación vuelve a ser la misma. Callejones sin sentido, salidas ilógicas, etc. Y de nuevo, el desconcierto del espectador y su regocijo (o por lo menos el mío).


Por segunda vez, Kubrick sin querer.

Para mí esto es maravillo.
Estos hallazgos. Conexiones involuntarias que quizá solo veo yo como espectador y que conforman mi forma de ver y entender el cine.
Para mí es lo que hace grande eso que llaman cine y que no tiene nada que ver con críticas oficiales, libros de las cien mejores películas o puntuaciones en páginas web. Es otra cosa más visceral, más radical, más íntima y mucho más divertida.

Como bien dice mi admirado Doctor Insermini, el cine nos habla.
Y a cada uno le dice unas cosas.

Postdata

Viernes 13 parte VIII. Jason toma Manhattan puede ser cualquier cosa, pero este plano es precioso.