domingo, 28 de junio de 2009

Es más listo...

Como ya sabéis, tengo un sobrino. Creo que tiene unos diez meses minuto arriba, minuto abajo. ¡Y es más listo! O por lo menos eso es lo que siempre dice su abuela, o sea, mi señora madre. Naturalmente, esta afirmación siempre la he considerado la típica exageración abuelil ante las gracias y monerías de su nieto, que a la edad de diez meses se reducen a:

- Saltar en la trona para pedir su ración de rancho.
- Lanzar besitos cuando le dicen que lance un besito.
- Decir adiós cuando le dicen que diga adiós.
- Comer (mucho).
- Cagar (mucho).
- Dormir (bastante).
- Proferir gritos onomatopéyicos repletos de "os" y "as" que los adultos simulan ser una conversación.

Vamos, que aún está en pleno desarrollo de personalidad y se limita a repetir como un loro las cuatro gracias que le enseñan.

La verdad, y que conste que quiero mucho a mi sobrino, yo todo esto lo veía como lo típico en un crío de diez meses. Quiero decir, que sí, vale, son monos, pero de ahí a declararles como los más listos del mundo... bueno, es exagerado, ¿no? Sí que mi sobrino está espabilado y es muy gracioso y según parece está sobreestimulado, pero de ahí a catalogarlo de listo... pues... bueno... Pero mi señora madre, su abuela, insitía.

- De verdad, Jorge, ¡es más listo! Si vieras lo que hace...

Y me lo quedaba mirando esperando una prueba de esa sorprendente inteligencia de la que todo el mundo hablaba. Sólo lo veía comer, la verdad. Y pedir cuatro juguetes o ensuciarse con arena las piernas y luego comérsela. No es para tanto, pensaba. Pero un día... que un día entre tanto libro en la librería tirara al suelo un libro de Jose Mª Aznar y lo pisara. A lo mejor sí que es listo...

Y empecé a dudar. Tenía que investigar. Desenterré de los fondos de mi antigua habitación mi equipo ACME de detective privado (ya os contaré algún día mis divertidas aventuras como detective y los fascinantes casos de corrupción, violencia y detergente en los que me vi inmerso) que consiste en:

- Sombrero.
- Gabardina vieja con olor a bourbon.
- Periódico cortado para simular dos ojos.
- Las reglas del Cluedo.
- Una copia de la película Cliente muerto no paga.

Ya estaba listo.

Modelo de comportamiento e inspiración de mi etapa de detective.

Mandé a un clon a la librería y durante dos semanas seguí a mi sobrino con total discreción. Y aquí van las conclusión. De acuerdo, lo reconozco. Mi madre tenía razón. ¡Mi sobrino es más listo! Y a las pruebas me remito.

1. Pide su comida.
2. Reconoce a la gente.
3. No se acaba de fiar de su tio.
4. Llora si se le llama fascista.
5. De su fantastico libro de animales con textura sólo quiere acariciar el pelo de la página del conejo.
6. No gatea. Pero no porque sea un inútil, sino porque sabe que ya lo llevaran en brazos de un lugar a otro.
7. Se incorpora sólo.
8. Los viernes se dedica a su negocio de robo de coches de lujo para exportar a los países del este.
9. Ha organizado un peligroso cartel de narcotráfico de drogas duras con los niños del parque. Se le empieza a conocer como el "Master de Igualada". Se ha saltado todas esas sabandijas que son los intermediarios y compra directamente a la fuente.
10. Ha traducido al fenicio antiguo toda la colección de Teo incluído los polémicos álbumes de Teo entra en una adolescencia conflictiva y Teo y su primara vomitada en una discoteca.
11. En una tarde corriguió las incongruencias históricas de Hamlet y Enrique V.
12. Cuando se ha cagado encima, se queja. Como un adulto, vamos. Si el adulto no está borracho, claro.
13. Sabe diferenciar las personas de las que sacará comida de las que solo sacará que le enseñen la lengua. A éstas siempre se las queda mirando como diciendo, ¿por qué los adultos siempre sacan la lengua?
14. Y lo que me convenció definitivamente de la mente prodigiosa de mi sobrino. Consiguió montar con dos hermanas suecas un trío. E hizo fotos y vídeo.

En serio, ¡es más listo!

6 comentarios:

Cloe dijo...

"incluído los polémicos álbumes de Teo entra en una adolescencia conflictiva y Teo y su primara vomitada en una discoteca"

Jajajajajajjajajaja si alguna vez recibes esas colecciones guardamelo por favor.

Tu sobrino es un genio!

Girl From Lebanon dijo...

Yo me quedé cuando Teo tenía un hermanito XD

Son los efectos de la baba que se nos cae...se nos van las neuronas con ella...hablo en 1ª persona porque lo estoy experimentando en estos momentos...mi ahijada tiene año y medio y sabe contar hasta 10...es o no es lista? ;D

Bss!!

Casteee dijo...

Tu sobrino no es listo, es un genio!!!... ese niño promete!!

Yo tampoco me fiaria de su tio con esas pintas de detectives... xDDD

Besitos

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Desde mis HORAS ROTAS,
y AULA DE PAZ
un afectuoso abrazo y
cariño compartido
siempre desde el alma
saludos
de amistad:
---Jose Ramon---

Albert {in itinere} dijo...

Si es que todos son tan listos... y todos hacen tantas cosas que no hacen los niños de su edad...

Aunque cuando nos interesa nos gusta más pensar que son tontos. Pobrecitos... Y ellos (que al final resulta que TODOS son listos) se aprovechan de la situación y acaban haciendo lo que les da la gana.

En serio! Tomate otra semana y compruebalo! Los niños dominan el mundo. Armas psicológicas! Lo peor...

Gu!

Jorge dijo...

Cloe: si me llega la colección inédita te aseguro que te la hago llegar. Y eso que no has visto "Teo entra como bateria en un grupo de trash metal".

Lebanon: ¡Hasta 10! ¡Increíble! Conozco algunos adultos que son incapaces.

Castee: pues con mis pintas de detective estaba la mar de mono. La gabardina me hacía unas piernas...

Jose Ramón: visitaré.

Albert: Es su arma, la tortura psicológica. Lanzan miradas llenas de piruletas y corazones contra las que son muy difíciles luchar. "El pueblo de los malditos" con sobredosis de azúcar.