jueves, 3 de febrero de 2011

Ni muerto ni de parranda

Pues eso. Ni muerto ni de parranda sino un cúmulo de circunstancias que me han impedido ponerme delante del ordenador y narrar mis vivencias, colgar foticos o escribir tontás. Es lo que tiene:

1. Quedarme fritico en el sofá durante dos horas cada mediodía. Al ser narcolépsico de día, insomne de noche es poner el culo en el sofá y quedarme como un bendito (además de las microsiestas que me pego en el lavabo de la librería, pero esto no se lo digáis a nadie). Uno intenta que esto no le afecte a su vida diaria, pero es inevitable y la vida diaria se modifica y se resiente. A un momento estoy bien y de repente ataque de sueño infinito que me impide salir de casa o levantarme del banco del parque. Noches que no duermo, cansancio todo el día, siestas interminables, cabezadas viendo una película y leer de forma más lenta y con más interrupciones. Realmente ser el bello durmiente tiene sus pegas. Eso sí, de este año no pasa que vea el biopic avant-la-lettre potragonizado por el celebre cómico mexicano Tinton cincuenta y dos años antes de que se me diagnosticara el trastorno.



2. Pillar una de esas gripes que impiden ir a trabajar durante tres días. Encerrado en casa deambulando en ropa "de estar por casa", arrastrando los pies y sorbiendo la nariz cada dos o tres segundos provocando que en el cerebro se vayan acumulando jugos mocosos. Naturalmente nada de ordenador porque si combinas el sueño, con los medicamentos contra el sueño, más la gripe y el malestar, más los medicamentos contra la gripe y el malestar creo que es normal que me dieran mareos y que me creyera por momentos Judy Garland.

3. Cuando empezaba a recuperarme, fue el ordenador el que cogió el virús y ha estado tres día en observación en manos de los mejores expertos hasta determinar qué le pasaba y como eliminar la extraña infiltración. Tanto A. como yo desconocemos cómo ha podido entrar un virus en el ordenador sabiendo que ni ella ni yo descargarmos cosas raras. La único explicación lógica es que ha sido alguno de mis enemigos ha entrado en casa, se ha estado descargando programas de bingo, bajando porno libre de derechos de autor, picando en esos enlaces que le hacen a uno ganador de un millón de libras o diciendo sí, quiero una novia rusa o el pene más largo de la escalera de vecinos. Y todo esto en un patético intento de frustar el plan de febrero para dominar el mundo: inundar internet de pornografía. Próximamente más detalles.


4. Cuando el sueño se ha normalizado, la gripe ha medio pasado y el ordenador se ha recuperado, estar dos días con la cabeza atrapada en un tarro de cristal por coger con los dientes el último huevo en salmuera mientras una zarigüeya me mordía el trasero.

Pero bueno, ya estoy aquí. A partir de mañana intentaremos volver a la inquietante normalidad de este blog.

2 comentarios:

JotaPao dijo...

jajaj este post ha estado suepr chistoso, lamento que tu y el computador no tuvieran el antivirus puesto, ara evitar daos temporales, pero por lo menos salio algo bueno como este post.

Graciosa forma de contar un mal rato plop :)

Definitivamente, también seguiré este blog:P

Carlos Pérez Cruz dijo...

Te hacía en Egipto iniciando tu revolución...