martes, 31 de diciembre de 2013

Un año raro

2013 ha sido un año muy raro para el blog.

Durante los 365 días ha estado basculando entre la permanencia y la desaparición. Mil matices de gris es un blog que se nutre del día a día y del absurdo que extraigo de ello, pero este año el día a día se ha convertido en algo demasiado duro y eso que llaman realidad me ha soltado una sonora hostia que me ha dejado aturdido y sin ganas de matizar nada. Digamos que, por una vez, no me pude tomar las cosas con humor. Y sí, hablamos de la situación del día a día, del maldito dinero y del no dormir. De gente que en la tienda desprecia y se ríe de aquellos que necesitan una beca, de aquellos que se creen que tienen una posición mejor que la de un simple dependiente y se permiten jugar a la humillación y el feudalismo, de los nervios, los quizá y los y sí no...

Trampas y conciencia de que lo son, pero este año, en muchos momentos, he caído en ellas.

Pero, bueno, el año se acaba y la intención es que el 2014 sea diferente. Nueva madrina, nuevos planteamientos y regreso a los orígenes. A aquel blog que hablaba de música, libros, películas, juegos, cosas que pasaban en la librería, conversaciones, etc. Volver al día a día y no dejarse comer más terrero. Llevo más de ochocientas treinta entradas. En el 2014 me gustaría llegar a las mil.

Feliz año.

6 comentarios:

Nina dijo...

Feliz año Jorge :D
y animo, que siempre puede ser peor xD

Anónimo dijo...

Jaja... Feliz Navidad, ya sabes tu eres para mi como la guía, siempre a la orden con tus reseñas y tus múltiples estados, lol

Anónimo dijo...

Posdata aún espero mi reseña de los juegos del hambre... Jeje

Mara Oliver dijo...

a por los 1000!!!

Jorge dijo...

@Nina, pero espero que esté año sea mejor.

@Anónimo, algún día... algún día llegarán esas tres reseñas... y gracias.

@Mara, y sobrepasarlos.

Belldandy dijo...

Feliz Año Nuevo, Jorge! La realidad es una mierda a menudo y más en los tiempos en que vivimos, así que por eso mismo, espero que no dejes este rinconcito!

Venga, va, que este año es el de la recuperación!
.
.
.
.
.
.
.
XDDDDDDDDDDDD