lunes, 30 de agosto de 2010

Sin título

Pensando, evolucionando y cambiando.

En pocos días supongo que veremos el resultado.
Conquista del universo incluida.

Mientras tanto, unos minutos musicales con una mujer y una voz que hace plantear la existencia de dios.




4 comentarios:

Bellota dijo...

Pues no cambies mucho, que te queremos con los pros y los contras.

Jorge dijo...

Tranquila, ¿has leído "El gatopardo"? Pues será eso... la máxima del príncipe de que todo tiene que cambiar para que nada cambie. Pero sin abusar del poder o tratar mal a los pobres, eh.

Casteee dijo...

Que la evolución sea siempre para mejor..., que ya bastantes involucionados(se dice así??) tenemos en el mundo :-)

Besos

Carlos Pérez Cruz dijo...

Prefiero que exista dios a que exista Dios, la verdad. Yo, como Woody Allen, me proclamo la oposición (al segundo). Y sí, la verdad es que Simone es una (de las primeras).

Cambiar... ¡qué gran ejercicio! Cuánto vértigo da el cambio, por eso muchas veces cambiar simplemente significar vagar alrededor de lo que uno es para volver a serlo. Suerte con las vueltas.