jueves, 13 de agosto de 2009

Sobre religiones varias y la religión verdadera

Hoy toca tema polémico. Hoy toca hablar de religión. Sí, después de unos días de silencio he vuelto para hablar de un tema importante y supertrascedente; de esos temas de "Uauh... qué profundo, ¿no?". Tengo que subir el nivel de este blog. Y por tanto hablaré de mis creencias religiosas y de la que considero que es la única y verdadera religión del mundo mundial y parte de la galaxia: el belluccismo.

Pero antes de entrar en materia un par de temas.

1. La autoria de esta entrada es compartida. Aunque todo el trabajo lo estoy haciendo yo (pensar con lo que cuesta, escribir, buscar las fotos, etc.), esta entrada también es un poquito de mi buen amigo Jordi ya que es gracias a largas conversaciones nocturnas que todo esto se puede escribir.
2. Como considero que el belluccismo es la única religión verdadera que existe, seguramente utilizaré los mismos argumentos que las otras religiones utilizan para atacarse entre sí: la burla, el maniqueismo, la intolerancia y otras cosas que hacen de las discusiones algo mucho más divertido que cuando se utiliza el respeto a las ideas ajenas.
3. Odio las religiones organizadas, no tengo ningún tipo de creencia y no quiero que nadie me intente convencer de lo contrario. Como dijo alguien muy listo, si dios (el que sea) quiere convencerme de su existencia, que lo haga mejor.

a) ¿Qué es el belluccismo?

El belluccismo es la única religión verdadera que existe.

b) ¿Pero qué es?

El belluccismo es adorar a Monica Bellucci por encima de casi todas las cosas no por lo que ella es, sino por lo que ella representa.

c) ¿Quién es Mónica Bellucci?

Ella.


"Actriz" italiana que ha adornado películas españolas, americana, italianas, francesas y algún que otro etcétera. Seguramente se trata de una de las presencias cinematográficas más frías, inexpresivas y poco talentosas de la creación, pero que en pantalla queda divina. Maravillosa. La cámara adora su rostro y su cuerpo y sabe capturarla y eternizarla. Con seguridad pasará a la historia como uno de los floreros más hermosos que ha dado el séptimo arte.

d) ¿Qué representa Mónica Bellucci?

Todo lo bueno y hermoso de la creación. El amor, la belleza, la amistad, el respeto, el café, el sexo, las pastillas de menta, las novelas de Jane Austen, el silencio en una sala de cine, la música, el sexo, la poesia, las llamadas inesperadas de antiguos amigos, el sexo, las novelas de aventuras, los domingos de no hacer nada, el sexo, etc.

e) ¿Qué tiene de bueno el belluccismo por encima de el cristianismo, por ejemplo?

El cristianismo y las otras religiones se fundamentan en dos pilares básicos

1. La obligación porque sí.
2. La prohibición porque lo digo yo.

El belluccismo se fundamenta en disfrutar de todo lo que te gusta sin coartadas morales, sin hipocresias, sin prohibir ni imponer nada a la otra persona. Y, además, puestos a adorar y seguir a algo que te esperará en la otra vida mejor esto:

que esto:


f) ¿Cómo nació el belluccismo?

En una larga velada de conversación por la zona alta de Igualada entre Jordi y un servidor donde mostramos nuestra repulsa y repugnancia ante cualquier religión organizada (también conocidas como sectas con presupuesto) y a la necesidad de dar nombre a nuestra forma de ver el mundo.

g) Pero a mí no me gusta Mónica Bellucci, ¿puedo ser belluccista de todas formas?

En otro tipo de religión, la persona que plantea una pregunta de estas característica acaba excomulgado, lapidado, quemado en la hóguera, asesinado, torturado y otras cosas con las que a lo largo de los siglos se han entretenido las diferentes religiones. Pero el belluccismo es diferente, el belluccismo respeta y ama así que si la figura de Mónica Bellucci no te convece, toma otra. A Clive Owen, por ejemplo. A Ben Stiller, a Rachel Weisz, a Lawrence Sterne, a Leslie Nielsen, a Jimmi Hendrix... da igual. Lo importante del belluccismo no es la imagen, es lo que representa esa imagen.

h) ¿Cómo se organiza el belluccismo?

Jordi es el cabeza de la religión. El jefe, vamos. Poder real, cero. Pero le hacía ilusión. Yo soy uno de los encargados de informar de la existencia de esta nueva religión. Informar, no convencer ni adoctrinar ni evangelizar. Los belluccistas no somos pesados dando la vara puerta por puerta anunciando el fin del mundo para aquellos que no donen sus bienes, cerrando el paso en las calles armados con un panfleto pesimamente redactado, que permiten abusos de poder y sexuales entre sus trabajadores, la muerte de inocentes a la prevención de esa muerte, la voluntad de gobernar y dirigir las vidas incluso de aquellos que no se sienten dentro de sus filas, e insultando o condenando a quienes no cumplen con sus normas (que nadie dijo que eran las buenas, por cierto porque de momento nadie a demostrado nada). Nosotros informamos. Vosotros decidís. Y ya está.

i) ¿Por qué es tan maravillosa esta nueva religión y por qué vosotros dos sois personas tan especiales y geniales?

No es gracias a nuestros méritos (que sí). Dale las gracias a Mónica Bellucci que nos hizo mejores personas.

j) ¿Qué pensáis sacar de esta religión?

Hacer feliz a la gente. Y si de paso nos forramos, pues nada... no diremos que no.

Y ya está por hoy que no quiero daros la tabarra con tanta densidad argumental. Una última foto de la Bellucci



y si alguien tiene alguna pregunta o recibir más información que me mande un mail a la dirección que ya conocéis (aparace en la entrada anterior y en mi perfil). Y si alguien quiere mandarme un mail por cualquier otra cosa, pues también.

5 comentarios:

Capitán Chistorra dijo...

Saludos al profeta Jorge y al Oh! Creador Jordi.
Cierto es que de religiones sé bien poco. Pero lo poco que sé no puede resumirse con buenas palabras.
Pero hoy he visto la luz!
Vuestra nueva ideologia me ha abierto los ojos a un nuevo mundo, a un futuro próspero, a una nueva visión del "que hago yo en este mundo?".
Me siento cercano al mensaje Belluccismo, pero he de decir que soy fanático seguidor de, curiosamente, una nueva religión: el HeidiKluminismo.
No solo transmite un mensaje lúdico-sexual de un poder arrasador, si no que las imagenes de su mas fiel predicadora son de lo mas convincente. Doy fe, os lo aseguro.
Amén

Saludos y pajillas

Casteee dijo...

Lo que me reido con este post, yo me apunto a este tipo de creencias, pero mejor que adora a Mónica me motiva adorá a un maromo^^

Besitos

Jordi Vivancos dijo...

Es lo que tiene saber que se profesa LA religión verdadera: que uno se relaja y se pasea por el mundo disfrutando de la vida, sin prejuicios y sin la necesidad de ir puerta por puerta dando el coñazo al personal intentando conseguir afiliados para que así el peso numérico compense la falta de contenidos (¡¡que se os ha visto el plumerooo!!). Los belluccistas no vamos condenando al fuego eterno a los demás ni organizamos escabechinas para ajusticiar a los "infieles", ni "salvamos" el alma de nadie a golpes de cruz (en nuestro caso sería a golpes de teta, claro)... ¡Ni puñetera falta que nos hace! ¿Y todo por qué? Porque estamos seguros de LA VERDAD de nuestras creencias. Así pues, los belluccistas vivimos y dejamos vivir, y sanseacabó.

Y ni que decir tiene que el Belluccismo puede tomar la forma de Heidi Klum como la de un maromo que mida 2m x 2m, porque el Belluccismo es AMOR, y toma la forma que mejor nos lo inspire.

Que el amor de Monica Bellucci esté con vosotros.

Libélula dijo...

Me anoto en esta religión pero la cambio por su marido: Vincent Cassel.

Besos Lindo, Libélula.

AirAusquin dijo...

Les juro que estaba buscando algo con ese titulo en serio, y me he desternillado de la risa con el post. Ya que ustedes son los profetas de la religion, me podrian recomendar en que peliculas la puedo contemplar en toda su gloria?