domingo, 28 de marzo de 2010

Libros, monstruos y fotos

Una conversación al salir del cine entre un amigo y yo:

- En serio, una película siempre mejora cuando aparece la frase "Liberad al kraken".
- Completamente de acuerdo.

Esta conversación aquí referida no tiene nada que ver con lo que voy a escribir a continuación.

Hoy, como todos los últimos domingos de mes, en la plaça de l'ajuntament de Igualada se hace una feria de antigüedades. Se pueden encontrar llaves antiguas, fotos de señoras ligeras de ropa, sellos, tapas de cava, juguetes rotos, postales escritas, navajas y un montón de cachibaches (me gusta esta palabra) que vete a saber cómo han acabado allí.

Y libros, claro.

Maravillosas paradas donde se encuentran tres libros por un euro, libros a euro o a dos. Con paciencia y habilidad se acaban encontrando libros que siempre se han querido leer, ediciones antiguas que sólo tienen un valor sentimental y alguna sorpresa.

Así que he quedado con mi buen amigo Cesc, hemos desayunado en el Gat Vist y nos hemos puesto a circular entre las paradas esperando que algún libro nos encuentre. Y así ha sido. Entre paseo y conversación, hemos acabado con nuestras futuras (y posiblemente hipotéticas lecturas). Por mi parte, por cuatro euros me he compradro tres libros.

Paradiso de José Lezama Lima. Gran asignatura pendiente. Y que guardaré cuando me meta de lleno en la historia de la literatura cubana.
Anatomia de un asesinato de Robert Traver. Siempre he querido leer esta novela. Asesinato, juicios y esa versión cinematográfica que nos regaló Otto Preminger.
Y El corazón es un cazador solitario de Carson McCullers.


Y aquí nos detenemos.

Ojeo el interior y leo alguna frase suelta.

Consciente de lo maravillosa que era la ropa que usaría... Miró una de las radiografías a la luz... Billy continuó leyendo...

Abro una de las primeras páginas. Aparece el nombre de la autora, el nombre del título y... espera... abajo a mano izquierda, escrito horizontalmente leo:


Llamo a Cesc para darle envidia. Reviso todo el libro y en la última página me encuentro con otra anotación. Pero esta desvela toda una historia. Apunto lo que he encontrado escrito respetando el estilo del autor (y las faltas de ortografía)

"El mar tan libre y salvaje sin limite entre el y la tierra, sin nada que los separe sabe tomar distancia aunque sus olas estén furiosas con un lebe gesto solo la rosa. Y la tierra firme y estática, sabe y espera pacientemente que un día cual quiera puede tener su estocada FINAL.

Olas de plata acariciadas por el dorado sol.

Me siento como si llevara mucho tien haciendo un viage bajo el sol.

te extraño Idia tanto como no tienes idea, siempre estás conmigo te persigo (?) tanto sin querer tanto y lo q' ahora me duele es q' te llevaste lo que más adoraba de ti tu sonrisa, tu intensa mirada y esa súper inteligencia q' tanto me gustaba, te llevaste contigo tus bellas manos y esa forma tan elegante de andar. Me dejaste un hueco tan profundo q' no se puede llenar.

Eras tan bella, tan culta y dulce q' el Monstruo pudo más que tú."



Se admiten teorías, interpretaciones e historias.

Y, ahora, agenda cultural:

En el bar La Cassoleta del centre cívic Can Papasseit en la ciudad de Vilanova del Camí se puede encontrar estos días una exposición de fotografías del arriba mencionado Cesc, que además es el dueño y promotor del blog Mataré monstruos por ti, que tantas pasiones arrastra. Un muestrario interesante y variado de lo que su ojo ha captado a lo largo de estos años. Fotografías muy diferentes entre sí, pero que tienen casi todas un elemento comú, la captura del detalle, del momento, de la belleza suspendida. Acercaos los que podáis a Vilanova a contempla la obra de Cesc. Vale la pena el paseo. Además, las fotografías están a la venta. Entre veinte y cuarenta euros.

Así que ya sabéis, a ver y comprar. La Musa-ka os lo agradecerá eternamente.

Dejo una de las fotografía de Cesc que me trae grandes recuerdos. Un viaje, unas croquetas y una amiga a la que quiero y a la que hecho mucho de menos.

5 comentarios:

enrojecerse dijo...

uau. nosé, yo nunca escribó en los libros. supongo que las personas que me importan las recuerdo sin tener que escribirlas.
quizá él necesitó transmitirlo (al cielo?) vete a saber.

algún día voy a ir a una feria así y voy a buscar entre páginas, aver qué..

Jorge dijo...

no hay que buscar... sólo comprar, abrir el libro y entonces encontrar. Eso sí, libros con textos tan largos hay pocos... ¿fue un regalo que luego se perdió o se dio a una librería de segunda mano?

Leola dijo...

Qué bueno lo del libro, a mí ya me da emoción cuando encuentro una palabra subrayada o algún signo extraño en una página y me pregunto ¿quién, por qué, cuándo?

Aiiins, cómo me gustaría ver en vivo las fotos de Cesc.

Besos varios.

Amanda Cárdenas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amanda Cárdenas dijo...

Qué tesoro te has encontrado!

Espero estés muy bien. Te echo de menos!

Un abrazo!