domingo, 20 de junio de 2010

Algunos anuncios

Primero: el blog que anuncié hace algunos días de literatura juvenil y fantástica ya está en marcha y a toda máquina. Aunque lleva días en la lista de blog, ahora hago la presentación oficial y oficiosa. La dirección del blog es la siguiente:


Lo sé, no me he roto mucho la cabeza pensando un título, pero me gustan las cosas claras, el chocolate espeso y los libros buenos. Si os queréis pasar, adelante. Si os interesa la literatura juvenil tened en cuenta que con el tiempo mi blog se convertirá en uno de los imprescindibles. Si no os interesa, bueno, hacedme una visita de vez en cuando y decid que está todo muy mono y muy bonito. Con eso estaré feliz y contento.

Segundo: y hablando de blogs, decir que A. ha abierto uno donde irá colgando sus dibujitos, sus proyectos y todo eso. La dirección es la que sigue:


Así que todo el mundo ha visitar, a hacer encargos, a dar trabajo y pagarlo que A. tiene que hacerse conocida pronto y retirarme. Tengo ganas de vivir mi sueño de ser el señor de...

Tercero: ya no fumo. Lo he dejado. No hace cinco minutos, sino hace tres semanas. Estoy contento y orgulloso. He calculado que a un paquete diario me he ahorrado estas tres semanas... pues... sesenta y nueve euros que se dice pronto. Vamos, un montón de libros, cafés, discos o entradas al cine que no se han convertido en humo. Pero, ¿lo he dejado por el dinero?, ¿por la salud?, ¿por una apuesta?, ¿por una promesa a algún santo? No, lo he dejado por aburrimiento. Es que ya no le veía la gracia. Me aburría. ¿Que si tengo ansiedad y cosas de esas? Pues no, la verdad es que cuando decido una cosa, pues está decidida y no hay vuelta de hoja. Mi cerebro lo acepta y a la mierda la ansiedad y las ganas y cosas de esas. Como estaba decidido...

- En eso tienes razón, y eso viniendo de nosotros que te despreciamos es mucho.
- ¿En qué?
- En que cuando dejas una cosa, la dejas.
- Sí, ¿os acordáis cuando dejo de golpearse los genitales con una caña astillada?
- Chicos... no hace falta que menci...
- Sí, estaba superenganchado y al final, cuando sus testículos estaban morados y a punto de desprenderse...
-Chicos...
-... dijo, lo dejo. Y pam. Lo dejo.
- O cuando se dedicaba a vestirse de jirafa y se metía en los vestuarios de los gimnasios para monjas de clausura imitando a Bud Spencer imitando a Chiquito de la Calzada y pensábamos que los perdíamos.
- O aquella etapa que le dio por el cine español.
- Calla, calla.
- Resumiendo, que sí... que cuando puedes, puedes. Estamos orgullosos de ti.
- Gracias. Hijos de puta.
- Gilipollas.

Así que en una semana de nada volveré a saborear las cosas y el recuerdo de que la comida sabe a cartón ahumado se ira perdiendo poco a poco. Si es que soy un machote.

Cuarto: que me he enterado que hacen futbol y que se está jugando el mundial no se donde. ¿Va en serio? Algo debí sospechar cuando llegó a la libreria un cómic de Mortadelo que se va al mundial de no recuerdo donde y vive sus consabidas aventuras. Pero no, ni se me pasó por la cabeza. Lo que hace no ver la tele.

Quinto: lo peor de hacer un inventario no es que no cuadre. Lo peor es que no cuadre, el error venga de las pistolas inalambricas y que para corregir ese error haya que volver a repasar cada libro uno por uno para subsanarlo. ¿Nombre técnico de esto? Una enorme y sanísima putada.

4 comentarios:

Casteee dijo...

Primero:
Como sigas creando blog, voy a perder la cuenta :P

Segundo:
Interesante el blog de A. lo tendré en cuenta para futuras decoración :-)

Tercero:
Me alegro que ahoras tenga una vida sin humo, que aunque parezca que no se disfruta mucho mejor, tú y los que están alrededor tuya!

Cuarto:
¿Fútbol?, ¿se trata de una nueva receta de Arguiñano?

Quinto:
Inventario siempre será una putada, cuadre o no cuadre

Sexto:
Besos!

Bellota dijo...

Enhorabuena por todo menos por lo del inventario claro, que es una putada.

enrojecerse dijo...

felicidades por lo tercero:)

Jorge dijo...

No tengo tanto blog como parece. A ver... tres abiertos, uno en hivernación, dos del trabajo, el libreros infantiles y creo que no me dejo ninguno. Y sí, me felicito a mí mismo por lo tercero. Recupero sabores, duermo mejor y cuando tengo ganas incontrolables de fumar, escribo.