miércoles, 11 de febrero de 2009

Sobre versiones y remakes

Lo confieso, soy un defensor a ultranza de las versiones y los remakes. Ya sabéis, coger una cosa que ya está hecha y hacerla de nuevo. A veces para mejorarla, a veces para igualarla y a veces para cagarla. Soy consciente que es una práctica que no está bien vista.

Y eso que es tan antigua como la propia historia del arte. Los griegos se copiaban unos a otros los mismos motivos y los mismos personajes. Las obras de Plauto y Terencio son fusiladas de las comedias de Aristófanes. En pintura no hablemos, ¿cuántas versiones existen de la misma Venus, de la Anunciación o de San Sebastián? La literatura renacentista y barroca se alimentó de la versión. El mismo cuento lo puedes encontrar en Boccaccio y en Bernat Metge. Los mismos temas en diferentes poetas, los mismos dramas en el teatro. Y no pasaba nada. Todos tan contentos, confiando cada uno en su propio genio y aprovechándose de lo que otros habían creado.


Pero llegó el siglo XIX y el romanticismo e impusieron la dictadura de la originalidad. Ya no se podía "copiar", no se podía utilizar la tradición artística y se tenía que crear algo nuevo, diferente, especial y auténtico. Y como tontos les hicimos caso. Aunque no nos podemos librar de una tradición y de unas ganas de vivir de rentas. Y continuamos copiando de los mayores, solo que esta vez no éramos honestos y a los saqueos los llamamos "homenajes". Y bla, bla, bla... Hasta aquí la pésima introducción histórica parcial, incompleta e improvisada.

Me gustan las versiones. La película que es nueva versión de otra, los libros que cogen un tema antiguo y lo actualizan, diferentes versiones de una misma canción. Siempre estoy a favor de estos experimentos y nunca negaré a nadie el derecho a hacerlo. El resultado es lo que se tiene que juzgar, no la intención. Y hay que juzgar esta nueva versión por ella misma, no por comparación. Ejemplo: una de mis películas favoritas es Los viajes de Sullivan (Sullivan's Travels, Preston Sturges, 1941) y sería una de esas películas que consideraría intocables. En 1991, el genio Mel Brooks hizo su particular versión llamada ¡Qué asco de vida! (Life Stinks, Mel Brooks, 1991). Si comparamos la versión de Mel Brooks pierde por goleada y no la disfrutamos. Si aceptamos que está en su derecho de versionar un tema clásico, nos encontramos con una comedia agradable con un par de gags geniales (por ejemplo, la sobremediación). El Ulises de Joyce es un remake de La Odisea de Homero. Howard Hawks hizo tres veces la misma película. Etc. Pero siempre está el prejuicio de que versionar algo es falta de originalidad.

Bueno, que me emparro, me pierdo y luego no argumento con coherencia. A lo que iba y me callo. Que me gustan las diferentes versiones de la misma cosa. Y por eso quiero abrir sección donde poner esas versiones diferentes. No para comparar, sino para demostrar que cada una tiene su personalidad diferente y que ambas son validas.

Y empezaremos con música porque es el campo donde la versión es más aceptada (¿cuántas versiones diferentes existen de Tea for two, por ejemplo?. La misma canción abordada de formas muy diferentes. En el primer vídeo la original, en el segundo la versión. No se trata de elegir la que más gusta, sino de disfrutar de las dos.

Señoras y señores, con ustedes, Britney Spears y Yael Naïm intepretando Toxic.


Britney Spears, Toxic, 2003


Yael Naim, Toxic, 2008

Y en próximas entradas ya hablaremos de cine, fotografía, pintura, cómic, etc.

5 comentarios:

Lali ( La Gralla) dijo...

Molt bona Jorge !!
per si no ho sabies jo soc una "malalta " de les versions de My Way o millor dit de "Comme d'habitude" ho confesso en faig col.lecció ( en tinc dels Sex pistols, siempre así, nina simone, etc, etc ) , es una mania gairebé malaltissa. una de les versions que he sentit peró que em fata tenir-la es la versió alemana he de reconeixer que he trovat la versió en xinès !!!! Totes tene el seu encant

Sebastián Leonangeli dijo...

Mientras no comparemos las versiones con la original está todo bien, pero en un punto es casi imposible no hacerlo. Como leer el Ulises sin pensar en la Odisea? O mejor dicho, como leer el Ulises? (punto) jeje.
Abrazo del otro lado del charco

Jorge dijo...

Lali: "Comme d'habitude" de Claude Fraçois... sip, em conec la història. Tenia un amic que col·leccionava versions de "La garota de Ipanema". Cadascú amb les seves filies.

Sebastián: Creo que algunas versiones superan el original. A veces pasa. ¿Y cómo leer el Ulises? Con mucha paciencia y poca vida. Yo he llegado al capítulo cuarto.

Cloe dijo...

Uhhuu!! Pensaba que nunca iba a ver a Britney por estos lares!!
Toxic es un temazo, por más que Tori se empeñe en decir q es la peor basura de la historia, en realidad, muchas de las canciones que le HACEN a la Spears son temazos, pero popeados, si los haces como dios manda te das cuenta de lo que son en verdad, hace un tiempo posteé sobre eso y el Gimme more.

Besosos!

-Anna- dijo...

Yyyyy yo evidentemente prefiero a Yael, a pesar de que la canción es "originalmente" de Britney, si te fijás ella lo único que hace es bailarla y actuarla, no la canta realmente. Yael Naim le pone toda la voz y todos los instrumentos y el sentimiento. En sí es una buena canción y prefiero el remake :)
Y creo también que una de las cosas que no me gusta que rehagan son los libros en el cine, muchas veces terminan arruinándote el libro (no siempre, obviamente hay excepciones).

Muy buena esta nueva sección Jorge!!!

Un abrazo grande!