miércoles, 25 de febrero de 2009

Sobre el fin del mundo, la supervivencia y esas cosas

Mi buen amigo Jordi y yo somos personas intelectualmente muy inquietas, pero esto ya lo sabéis. Nos encanta el cine histórico y aprender cosas nuevas sobre nuestros antepasados (por ejemplo, gracias a Alien vs. Predator descubrimos que el origen de las pirámides egipcias, aztecas y camboyanas es el mismo: centros de juego de extraterrestres guerreros). Nos gustan mucho los documentales de naturaleza como Parque Jurásico III o caminar por Igualada inmersos en fascinantes conversaciones de trascendencia épica como alguna que ya se ha referido aquí. Hay personas que injustamente nos llama imbéciles por preocuparnos por estas cosas, pero nosotros preferimos decir que somos como Kafka, incomprendidos y adelantados a nuestro tiempo.

Y uno de los temas de los que más nos gusta hablar, dejando a parte

1.el sexo,
2. el sexo con personas conocidas
3. el sexo con personas desconocidas

es el fin del mundo y el apocalipsis.


Más concretamente sobre nuestro papel cuando llegue ese día.

Me explicó. Considerad esta posibilidad. Primer día de las vacaciones (estas cosas nunca pasan cuando hay que trabajar). Te despiertas feliz y descansado, haces el amor con esa muchacha de la que estás enamorado y que duerme al lado o contigo mismo con la compañía de un bote de crema de manos, desayunas contento, hace un buen día, enciendes la radio y te enteras que a nivel mundial ha ocurrido

1. Guerra termonuclear.
2. Virus infeccioso que arrasa al 99% de la población humana.
3. Despertar zombie.
4. Invasión extraterrestre.
5. Rebelión de los insectos.
6. Ataque de lechugas mutadas.
7. Meteorito.
8. otros.

En cualquier caso la humanidad y la civilización tal como las conocemos están condenadas a su desaparición. Pues en estos casos Jordi y yo nos planteamos cuál sería nuestro papel en estas crisis. Aun no lo tenemos claro, pero hay algunos puntos a los que hemos llegado a un consenso.

a. Morimos fijo. Ni él ni yo tenemos ni madera ni pintas de héroe. Como mucho podemos aspirar a graciosos con frase en una superproducción; contamos un chiste y nos comen las ratas.

b. Si no morimos, nos colapsamos y acabamos refugiándonos en la locura. Esta posibilidad no la vemos mucho porque nos cuesta imaginarnos con los pantalones bajados, greñudos y sucios con una cruz de madera y un catálogo de Ikea recitando la Biblia. Tenemos demasiado estilo para eso.

c. Ni morimos ni nos volvemos locos. ¿Qué hacemos? ¿Salvar nosotros la humanidad? Seamos sinceros, somos las típicas personas que se encerrarían en casa diciendo "esto ya lo solucionará otro".

d. Supervivencia. A ver, ninguno de los dos conduce. Ni sabemos utilizar un arma. Ni encender un fuego con dos piedra. Ni cazar. Al menos yo puedo despellejar un animal...

e. Entre nosotros dos, ¿cuál sobreviviría? Lo siento Jordi, eso de tener pareja juega en contra tuyo. Inevitablemente habría un momento que hablarías de despedida y darle un recuerdo tuyo por si te pasara algo y pringas fijo. Aunque yo como soltero no tengo nada por lo que vivir ni luchar, ni pareja, ni hijos, ni la solución al problema. Tendría que conocer a alguien a lo largo de la historia para dar un punto de esperanza al futuro de la humanidad. Aunque, claro, al tener una sola abdominal trabajada en cerveza acabaría con esa muchacha abrazados, diciéndonos lo mucho que nos queremos, maldiciendo el habernos conocido tarde y en estas circunstancias mientras somos pasto de la lava volcánica (Eh, si parece la historia de mi vida quitando la lava). Pros y contras para ambos...

f. Sea como sea, es imposible que nos identifiquemos con héroes como Clive Owen, Hugh Jackman, Harrison Ford, Charlton Heston, etc. Héroes de acción, tipos duros de verdad con recursos para todo. Nosotros sólo podemos aspirar a ser como Shaun y Ed, los protagonistas de Zombies party (Shaun of the dead, Edgar Wright, 2004), una de las obras maestras de este siglo en el mundo de las artes y toda una oda y una loa al personaje secundario, al fracasado, al imbécil con soluciones imbéciles para salvar su pellejo.


9 comentarios:

Starlet dijo...

ajjajaajajaj tu como 100pre, me haces reir no importa que tan mal me sienta!
te quieroooooooooooooooooooo
anda ya me puse sentimental, pasate por mi blog que tengo que contarte lo que me ha sucedido
besos para la familia Piruli y para jordi y uno mitad mitad para ti

Libélula dijo...

Jorge!!! Eres Increíble!!! Ante todo, me sentí muy identificada con sus posibilidades. Yo no tengo ni un ápice de heroína y si llegase el día final, creo que lo primero que haría, sería ir a un bar a beber mi última cerveza y brindar por el fin.
Y la película es excelente, una obra maestra. El cine inglés, particularmente el humor inglés me encanta.

Besos gigantes! Libélula.

Bellota dijo...

Yo ya estoy preparada para el fin del mundo.
Me he fabricado mi propia crisálida anti-apocalipsis, a prueba de bombas, zombis y cambios climáticos radicales. Es una monada, además viene en ese tono nude que se lleva mucho esta temporada.

Sebastián Leonangeli dijo...

The shawn of the dead es fantástica! Sobre todo cuando le tiran vinilos a los zombies y los van eligiendo.

Es complicado saber como actuaría uno, pero si ya el 99 % de la población mundial murió por un virus, y además hay zombies y lechugas mutantes, dudo que la raza humana prevalezca. Con o sin heroes.

Marc dijo...

Yo crearía un casco controlador de cucarachas, tendría un ejército de millones de ellas y dominaria el mundo. Los zombies y las lechugas mutantes no podrían con ellas.

Y sólo en el mundo las cucarachas se sublevarían contra mi y mis últimos días acabarian agonizando en una cueva de los Alpes, zarapastroso y hediento, huyendo de ellas.

Cloe dijo...

Llevo una semana enferma sin salir de la cama y hoy por fin tuve fuerzas de levantarme y concectar la máquina lo cual agradezco solo por leer este post, sublime. Son mis temas favoritos. Y por dios Shawn of the Dead (vaya hijos de remilputas en España por ponerle zombie's party)es una joya de película, rapidamente subió al ranking de mis 5 películas favoritas la primera vez que la vi.

Yo he pensado a veces en hacer una "Guía de la supervivencia zombie para los inútiles" como yo.

Besos!

Anónimo dijo...

Como haces para sobrevivir otra vez cuando te rompen el corazón?
Celia

Jordi Vivancos dijo...

Somos tan rejodidamente inútiles... Si no te importa, me gustaría añadir algunos matices a algunos de los puntos. Así pues, procedo con vuestra venia, señoría:

Al punto a). Es, sin duda alguna, la más probable de las posibilidades. Pero no sólo morimos fijo, no: morimos de manera patética y denigrante, ya sea sentados en la taza del váter, ya sea llorando de manera histérica, moqueando y lanzando grititos agudos, ya sea empapados en nuestros propios orines. Vamos, la típica muerte que el espectador recibe con un "¡Gracias a Dios que han muerto! ¡Menudo par de lerdos!"

Al punto c). Sería, sin dudarlo, mi primera opción ante la crisis (pues no, no tengo madera de héroe). ¿Y cómo disfrazaría mi cobardía vergonzante? Con algún comentario de pseudo-crítica política del tipo "¿Y para qué voy a hacerlo yo? ¿Acaso no pago impuestos? ¡Que lo haga el gobierno!" Por otro lado, creo de veras que esta opción es la que nos daría más posibilidades de sobrevivir. Si se tratara, pongamos por caso, de un virus infeccioso que arrasa el 99 % de la población humana, es seguro que el 1 % restante correspondería a la población igualadina. Seamos francos: nadie pensaría en refugiarse en Igualada porque prácticamente nadie sabe que existe (empezando por el gobierno catalán), y los pocos que saben de su existencia son incapaces de ubicarla en un mapa. Así pues, ¿qué mejor lugar para aislarse de una infección global?

Al punto d). Bueno, casi me atrevería a decir que este punto roza la imposibilidad. Vamos a ver: ¿cómo carajo íbamos a sobrevivir dos tipos que sólo saben de libros y música? Eso sí: mientras esperamos una muerte segura, nuestras conversaciones serían de lo más entretenidas, sazonadas con comentarios sobre:

1. Sexo
2. Sexo con personas conocidas
3. Sexo con personas desconocidas

¡Otro beso para ti, Laura, alias "Starlet"!

Jorge dijo...

Starlet: la amo, ya lo sabe. Y si la hago reír, mejor que mejor.

Libélula: Usted lo es. Dígame en que bar se encuentra y me paso por allá.

Bellota: ¿dónde la conseguiste? ¿venta por catálogo? ¿hay otros tonos?

Sebastián: Sí que es complicado saber cómo actuará uno porque de momento no me he visto en ningún apocalípsis. Pero conociéndome... aunque quien sabe si en momentos de ataque de mutantes sale el héroe que hay en mí.

Marc: creo que replantearía tu plan al que no tengo nada que objetar... es muy... ¿práctico?, pero hay un par de detalles que deberías revisar. ¿No has pensado un caso para atraer a modelos de lencería?

Cloe: la especialización en zombies está bien, pero imagina que el apocalipsis viene por otra parte... todos nuestros esfuerzos tirados al garete... quizá sería cuestión de escribir una "Guía de supervivencia para inútiles" que tocara diferentes temas: zombies, plagas, virus, lechugas, cristianos, etc.

Celia: Humor, buenos amigos, Marvin Gaye, Yves Montand, cine, risas... siempre que me han partido el corazón esto me ha servido... y me lo han partido muuuuchas veces. Un abrazo.

Jordi: sus comentarios ya sabe que no suelen ser tomados muy en serio, pero creo que esta vez ha acertado en todos sus puntos. Especialmente en el concreto sobre Igualada... si es que tendremos que reconstruir la humanidad... Y ya sabe que se acerca el día de la IDC.