miércoles, 30 de septiembre de 2009

Aprovechando que Jorge no está

- Psst... ¿Y Jorge?
- Creo que se está duchando.
- Ya era hora porque empezaban a crecer champiñones a sus pasos.
- Es que el chaval es dejado...
- ¿Y por qué nos has reunido?
- Bueno... ¡Silencio!...
- ¿Qué pasa?
- Creo que viene A.
- Está de nuestra parte.
- ¿Sí?
- Sí, le hacemos gracia.
- Soy la reina de los mares...
- ¿Por qué ha venido ése?
- Has dicho que vinieran todos.
- Todos los útiles.
- Mirad... mirad... ahora sí que vuelo... pues no.
- Heathcliff... Heathcliff...
- ¿Y ése?
- Le gusta correr por los páramos de Yorkshire.
- Bueno, al caso, ¿por qué nos has reunido?
- Porque he estado pensado.
- ¿Tú solo?
- Sí, qué pasa.
- Nada, nada. Sigue.
- Pues que he estado pensado que ya está bien.
- ¿Hay café?
- Me dijeron que habría tarta.
- Ya está bien de la opresión tiránica y opresora...
- Te has repetido.
- Mirad, que vuelo joder... pues no.
- ... que el sistema jorgiano nos ha impuesto reduciéndonos a simple masa, a simples frases inconexas y sin acotar...
- ¿Dónde está el pez? ¿Dóoonnnde está el pez?
- ... y que solo nos utiliza para quedar de listo y guay e ingenioso. ¡Ya está bien de opresión!
- ¿En serio no hay tarta?
- Pues no, pero calla que se está poniendo interesante.
- Y rojo.
- Su blog no es más que un cúmulo de pseudointelectual que pretende ser graciosa y se queda en nada...
- Pues a mí me gusta.
- Tú siempre has sido un pelota.
- Sí, gran líder.
- Y ya va siendo hora que las verdaderas mentes pensantes de los chistes y las gracias tomen el control. Así que propongo... propongo...
- Mirad, he pedido unas pizzas.
- No me gusta las anchoas.
- Jódete, haberlas pedido tú.
- ... que nos hagamos con el blog y desterremos a Jorge a Finlandia. A pescar salmones.
- ¿No son bacalaos?
- Lo que sea.
- Jane es Juana, ¿no?
- Revolución hermanos sin acotar. Revolución.
- A mí me parece bien pero, ¿cómo lo hacemos?
- Pues poco a poco vamos boicoteando sus entradas hasta que se vuelva loco y entonces, zas... patada en la boca y este blog será nuestro.
- Y lo reorganizaremos de arriba a abajo.
- Solo habrá tetas y monstruos.
- Y nada de esa mierda de lecturas... ¿qué quiere hacernos creer? ¿que sabe leer?
- O que es sensible.
- ¿De acuerdo entonces hermanos?
- Sí.
- Vale.
- Por mí.
- Guay.
- Joder... qué asco las anchoas.
- Sigo siendo la reina de los mares...
Yo os apoyo.
- ¡Jordi!
Sí, Jorge es un gilipollas. Me deja sentado todo el rato en la crónica, no me da armas y encima me utiliza de elemento de comedia despojándome de toda dignidad.
- Si no tienes.
Ya lo sé, pero no tienen por qué enterarse los lectores.
- Decidido, pues. ¡A la revolución! ¡A las armas! ¡Este blog será nuestro!
- Molaaaaa....
- Una cosa.
- A ver, el pesado.
- Si es Jorge el que nos escribe... ¿cómo haremos la revolución sin que se de cuenta?
- Ya se nos ocurrirá algo.
- Vale.
- Hoy empieza una guerra fraticida y absurda como pocas por el control de esta mierda de blog.
- Hay que ver como nos aburrimos, ¿verdad?
- Heathcliff... Heathcliff...

Lo que le espera al capullo de Jorge.

3 comentarios:

Albert {in itinere} dijo...

No se si comentar... total, Jorge no lo va a leer.

Capitán Chistorra dijo...

Aprovechando que no nos oye... Yo conozco a un grupo de mariachis que pueden hacerle la vidaimposible a Jorge mientras vosotros os haceis con el control del blog. Son discretos y consiguen que parezca un accidente.
Es una posibilidad...

Saludos y pajillas

Casteee dijo...

Pobre Jorge..., a que me chivo :P

Besitos