miércoles, 3 de noviembre de 2010

Lecturas

Precioso robado que me trajo Cesc de su último viaje a Nueva York.
Ya sabes, a robar lecturas.

6 comentarios:

Cesc dijo...

Ahora mismo volvería con los ojos cerrados a éste precioso garito de Williamsburg, en Brooklyn. Y volvería robar y robar y robar...

enrojecerse dijo...

Ei Jordi! Algun dia que estiguis per Girona et recomanaré un bar on les parets estan plenes de llibres per llegir mentre prens un café. És impresionant!

Jorge dijo...

Pues nada... ponte los zapatos rojos, da tres golpes de tacón y di "no hay nada como Brooklyn, no hay nada como Brooklyn" y a ver qué pasa.

Enrojecerse, hecho.

Jordi Vivancos dijo...

Joder, Jorge... Pues yo lo he probado, pero nada: sigo en Manresa. ¿Seguro que eran tres golpes de tacón? ¿Sabes si tienen que ser zapatos de tacón alto o si la tonalidad de rojo debe ser alguna en concreto? A lo mejor hay que llevar la ropa interior conjuntada...

Cesc dijo...

Meeeeeeeeeeeec! Aquí sigo xaval. No ha habido teletransportación. Y eso que lo he intentado con todo mi empeño...

Jorge dijo...

Jordi, Cesc... no tenéis fe. Si no funciona la culpa es vuestra... no tenéis suficiente fé.