viernes, 31 de octubre de 2008

Crónica de una obra V

Resumen de lo publicado: Decidimos casi por unanimidad ir a la luz. Echamos a correr mientras algo nos lanzaba huesos humanos desde la oscuridad. Tuve la mala suerte de tropezarme con uno de mis cordones. La hostia que me metí fue histórica. Jordi se reía como solo él puede reírse con el dolor ajeno. Cuando me recuperé me encontré con la bestia que nos lanzaba los huesos. Era muy fea. Cerré los ojos y me dispuse a abandonar este mundo con la mayor dignidad posible. Una voz cavernosa calmó a la bestia. Abrí los ojos y me encontré con un tipo de medio metro de altura que me acompañó a la luz que salía de unas enormes puertas. Al cruzarlas me encontré en el reino de Aqualata.

Cuando la luz desapareció y pude enfocar con normalidad, ante mí apareció en todo su dorado esplendor el reino de Aqualata.
- ¡Por las tetas de la virgen!
Era una reproducción exacta de lo que tenía que ser el paraíso (aunque no parecía haber ningún local de jazz). Me encontraba sobre una colina repleta de fresca hierba. A mis pies nacía un riachuelo que un poco más abajo desembocaba en una cascada de cien metros de altura. Un bosque infinito con enormes árboles que escalaban hacia un cielo azul y claro, brillante y alado. Y el sol, cálido y cariñoso. Cerré los ojos.
- Qué maravilla de sol...
- Sí - dijo Ciocco -. Antes teníamos dos, pero uno se estropeó y entre una cosa y otra...
Abrí los ojos..
- ¿Dónde estamos?
- Ya te lo he dicho. En el reino de Aqualata.
- Pero... como... y esa criatura... y mis compañeros.
- Vamos, responderé a todas las preguntas delante de una jarra de cerveza.
- ¿Estás viendo esto, Jordi?
Sí, estoy flipando. Para que luego digan los de Barcelona que en Igualada no hay nada.

Descendimos hasta un pequeño claro donde vi a mis compañeros, incluido el yesero que explicaba a todo el mundo su aventura.
-... y entonces me encontré con el bicho ese de fuera, pero patá al perro y a tomar por culo y veo la puerta y digo, pues ná, pa dentro que fuera hay mucha gente y me encuentro con Ciocco y le digo, niño, dónde está tu mamá soltera y él me dice que tiene seiscientos años y que su madre está muerta, pero cerveza tendrás, ¿no? y me acompaña aquí y mira... ya llevo siete y como si nada... ¡Anda, mira lo que nos ha traído el pequeñín!
- Sois una panda de cabrones - dije -. Anda que puedo confiar en vosotros.
El mimo hizo el gesto internacional de pedir disculpas mientras se arreglaba el maquillaje de la cara. Ahora parecía un oso panda borracho.
- Fue un momento de pánico - dijo el paleta -. No nos lo tengas en cuenta.
Y tú habrías echo lo mismo.
- Seguramente, pero ése no es el tema.
- No - dijo el electricista-. El tema es como volvemos a casa.
Y cinco pares de ojos se clavaron en Ciocco.
- Ha llegado el momento de responder a las preguntas.
- ¿Qué era ese bicho de fuera?
- Un vellno. Tranquilos, es inofensivo y solo se alimenta de carne humana.
- ¿Donde estamos?
- En el reino de Aqualata.
- Pero cómo es posible...
- Hace mucho años no había nada. Y de repente se produjo una explosión. Y el centro exacto donde hubo la primera chispa dadora de vida y de estrellas se produjo donde muchos años después Ramses II fundaría Igualada. Tal concentración de energía en un mismo punto fue lo que provocó que en lo que ahora se conoce como la Conca d'Odena hubiera una presencia muy importante de magia.
- ¿Magia?
- Sí, magia. Que la Conca fuera un lugar especial y peculiar.
- ¿En qué sentido?
- Presencia de hadas, dragones, diablos, mainarons, gnomos, orcos, elfos, etc. De lugares mágicos, de varas de poder, de criaturas malignas, de aguas maravillosas, de fabulosos tesoros y todo eso.
- Pero...
- Los humanos nunca supisteis como administrar la magia y provocasteis grandes catástrofes. Así que el consejo de las siete grandes sabias decidió concentrar la magia en el subsuelo igualadino y fundar un nuevo mundo. Éste - Y movió su diminuto brazo por el paisaje que teníamos a nuestro alrededor -. Algo de la antigua magia quedó en vuestro mundo y es por eso que la Conca es tan especial.
- Por ejemplo...
- ¿No os habéis dado cuenta de que cuando se cruza el túnel del Bruch se pierden todas las emisoras de radio del coche? ¿O que la distancia que hay de ir de un punto a Igualada siempre es el triple que de ir de Igualada a ese punto? ¿O que cuando nieva en Catalunya, en Igualada hace buen tiempo y viceversa?
- Sí... - dijimos todos.
- Magia. Y para que ningún humano pudiera encontrar Aqualata se decidió construir una puerta mágica que solo se abriría con dos condiciones muy especiales.
- Pero nosotros la abrimos.
- Sí... se hizo un hechizo muy poderoso. Sólo el elegido por las sabias para llevar la gloria al mundo y a la historia, el que sería capaz de volver a conciliar el mundo de los humanos y el mundo de la magia podría abrir la puerta...
- Ese soy yo - dije orgulloso. Por fin una cosa buena -. Yo abrí la puerta.
- ... gracias al contacto del pomo de los secretos con su sangre de virgen.
Silencio.
Luego unas risitas para acabar en carcajadas.
- Pero yo no soy virgen.
- ¿Cuánto tiempo hace que no...? - preguntó Ciocco.
- Pues no se... tampoco tanto... no llevo la cuenta...
Unos...
- Tú cállate.
Vale, vale. Solo quería ayudar. Y que conste que es el doble de lo que ibas a decir.
- Pues en ese caso - dijo Ciocco -, al no haber tenido contacto carnal durante tiempo has vuelto a ser virgen.
- No jodas... ¿empiezo de cero?
- Exacto.
- No es justo.
- ¿Pero cuánto tiempo llevas sin...? Ya sabes...
Pues unos...
- ¿Podemos cambiar de tema?
Éste es divertido.
- Vete a la mierda... ¿cómo volvemos a abrir la puerta?
- Para abrir la puerta necesitáis tres...
- ¡Hala, tanto! - dijo el yesero -. ¿Y cómo lo aguantas tío? Yo estuve una vez dos semanas sin sacar punta al lápiz y casi me vuelvo loco.
- Jordi...
Lo siento. Él preguntó.
- Venga - dijo el paleta -, que hable Ciocco.
- Necesitáis encontrar tres objetos mágicos que permitirán abrir la puerta.
- ¿Nosotros?
- Vosotros la abristeis, vosotros la tendréis que volver a abrir. Pero tranquilos, recibiréis armas, ayuda y consejo.
- ¿Armas? - sollozó el electricista.
- ¿Qué objetos?
- El pomo mágico que robó el herrero que hizo la puerta y al que nadie a visto en dos mil años. La llave que abre el pomo y que está en propiedad de las bestiales y crueles guerreras amazonas. Y el aceite que hace que las bisagras de la puerta no chirríen que se encuentra en el subsuelo del subsuelo donde la leyenda dice que vive la terrible secta de los profundos. ¿Qué objeto iréis a buscar primero? Pensadlo bien, porque solo verdaderos héroes podrán llevar a cabo esta misión. Y si lo conseguís tendréis oro, honores, fama y todos vuestros deseos se cumplirán.
- Yo solo tengo una pequeña cuestión- dijo el paleta - todo esto me parece muy bien y lo del oro y la fama y tal, pero estas horas que estamos pasando aquí, ¿a quién se las facturo?

Si queréis que vayan primero a buscar el pomo mágico, dejad un comentario que incluya la palabra pomo.
Si queréis que vayan primero a buscar la llave mágica, dejad un comentario que incluya la palabra llave.
Y si queréis que vayan primero a buscar el aceite mágico, dejad un comentario que incluya la palabra aceite.

Vista de la parte fea y no turística del reino de Aqualata.

CONTINUARÁ...

9 comentarios:

Cesc dijo...

Aceite!!!!!!!!!!

Laura dijo...

PA AMB OLI I SUCRE

Pa amb oli i sucre,
quina pensada,
per donar gust a la mainada!

La llesca s'unta
amb el setrill,
però amb molt de compte,
que hi ha perill.

Després del sucre,
ben escampat,
que tot quedi ben impregnat.

I apa, a menjar-se'l,
que res no hi ha més agradable
de mastegar.

Miquel Martí i Pol

PD Brutal el diàleg telepàtic amb en Jordi

Jordi Vivancos dijo...

-¡Dadme una L!
-¡L!
-¡Dadme otra L!
-¡L!
-¡Dadme una A!
-¡A!
-¡Dadme una V!
-¡V!
-¡Dadme una E!
-¡E! ¡¡Llaaaaaave!!

Queridos lectores: os recomiendo encarecidamente que optéis por las perversas amazonas. Yo, que estuve ahí sufriendo la expedición como un valeroso Howard Carter desde la comodidad relativa de la librería (y digo relativa porque Ignasi me mandó sentarme justo al lado de la obra de Víctor Alexandre, que de vez en cuando hojeaba cuando me aburría -es que, como comprenderéis, me daba pereza levantarme de la butaca para buscar mejor lectura-), os puedo asegurar que el episodio de las amazonas es de lo más espeluznante e inenarrable que he vivido. Os digo más: todavía hay noches en las que me despierto sudado y gritando al recordar el capítulo de las amazonas... ¡Buf!

Montse dijo...

Jaja, yo creo que lo que pasa es que Jordi espera que este relato se anime con un poco de sexo (¿no era en Futurama donde Fry era condenado por las Amazonas a la terrible "Muerte por casquete"?)

Bueno, pues me sumo a la petición entusiasta de la animadora Jordi, que tiene la llave de mi corazón... :p

Girl From Lebanon dijo...

Siguiendo la corriente mayoritaria, yo digo llave...lo de la muerte por casquete de Fry me ha matado a mi también...jejeje

Bss!!

Jordi Vivancos dijo...

Cómo me conoce Montse, je je je... ¡Muerte por casqueeeete! (eso sí es en grito de guerra, y no esa bobada blandengue de "Desperta ferro!"

Mr. Fritanga dijo...

Dos tetas tiran mas que dos carretas!
Fijo las amazonas. Imaginate: poca ropa, tetamen, pechuga, látigo... Uy, uy, uy... me estoy poniendo malo!

Saludos y buen viaje campeón

-Anna- dijo...

Jajaja llegué medio tarde para dar mi opción, no sé por qué se me había pasado este capítulo...ahhh sí, anduve perdida como un mes jajaja...
Te juro que esta historia es buenísima, no sabés lo que me divierto leyéndola...aunque sé que es cosa seria, no estamos hablando de un mundo cualquiera, es un mundo subterráneo, mágico y secreto...y con esas cosas no se juega, mirá que yo sigo creyendo en las hadas :P

Un besote, ahh hice trampa sin darme cuenta y leí el otro capítulo antes (el 6) ya decía yo que algo me faltaba...así que llegué hasta acá...

Ahora sí, un besote!

Mara Oliver dijo...

jorl, justo en este punto, Jorge, me ha entrado toda la morriña de las noches de verano y rol :')
y eso... yo votaría por el pomo, oh sí, jejeje, a ver dónde van.