sábado, 24 de enero de 2009

El viento, el frío viento...

Estamos en pleno temporal de viento. Según las noticias de los últimos días, Catalunya vive una entrada de "viento huracanado" (viento que sopla muy fuerte) que está siendo la noticia comentada del día. Naturalmente, nadie recuerda nada parecido a esto y empiezan las leyendas urbanas de abuelas montadas en sus mecedoras surcando los aíres mientras intentan controlar los refajos, árboles arrancados de sus raíces que reaparecen a tres mil kilómetros de distancia en el jardín de una honrada familia de traficantes de órganos, de colegios que pierden el techo y miles de expedientes y exámenes desaparecen por los aíres impidiendo la evaluación de los alumnos.

No se que hay de cierto en estas historias. Posiblemente no sean más que pequeñas exageraciones. Aunque eso sí, hace mucho viento. Y un día como hoy me ha traído algunas cosas en mente.

1. Que haga mucho viento es malo para las ventas. Nadie se asoma a las calles y prácticamente nadie ha entrado en la tienda. He aprovechado para hacer unas devoluciones, buscar libros y hablar con mi compañero de trabajo Cristóbal de temas bastante soeces.

2. La vuelta a casa ha sido un desfile de árboles partidos y tirados por el suelo, tejas sueltas, personas que no podían avanzar dos pasos, sonido de ambulancias y bomberos. Si no fuera porque la gente se puede hacer daño y la ausencia de música graciosa que acompañe las caídas, podía ser bastante divertido.

3. Una frase que me dijo Aurora hace ya bastantes años cuando, como ahora, no podíamos comunicarnos con regularidad: si el viento sopla es que pienso en ti y estoy hablando contigo sentada en el Malecón. Consciente de la cursilada, me gusta pensar que un poco de eso hay.

No he encontrado ninguna foto de viento que me gustara. Así que pongo ésta. Podemos imaginar que el gato mira un árbol mecido por el viento o algo así.

4. Aunque siempre he creído que el viento me odia.

5. Una canción de los sesenta que oi por primera vez en mi única experiencia en un karaoke y que con el tiempo se ha convertido en una de esas canciones que sin saber muy bien por qué, me gustan.




3 comentarios:

Bruixadesol dijo...

A les Terres l'Ebre hi havia (hi ha?) la creença que els dies de vent sortien els "gambusins": petits éssers invisibles que atrapaven els agosarats que sortien al carrer i els feien desaparèixer per sempre més. El vent ho trastoca tot... els carrers, les teules, els arbres, les ments. Si surts aquesta nit, vigila.

Libélula dijo...

Hola Bombón!

¡Qué rico que es el viento! Los pensamientos que nos susurra y trae de esas personas que están lejos... Me encanta la personalidad del viento, impetuoso, fogoso, atrevido, sutil, versátil…

Besos gigantes, Libélula.

Pd: Qué desilusión, pensé que Hilda Lizarazu había creado ese tema… Siempre es bueno conocer la verdad!

rOh! dijo...

Pues si que ha hecho viento por allí, aqui ha llovido, y mucho frío también.
Hay gente a la que le gusta el viento, a mi sin embargo me cambia los esquemas, dejo de ser yo, y pienso demasiado jeje.

besos!