miércoles, 31 de diciembre de 2008

Y llegó el último día

Pues bueno, último día del año. Se me han quedado algunas entradas en el tintero que me hubiera gustado escribir antes de que acabara este 2008 (balance de mis lecturas infantiles/juveniles, otra crónica de la obra, un sueño que tuve donde aparecía Bono (!), yo tenía una ex, una posible y todo tenía un aire a comedia romántica que tiraba de espaldas, mis aventuras erótico-festivas con el equipo de natación sincronizada sueco, etc.) que supongo iré exponiendo a lo largo del año que viene, aunque no prometo nada.

Eso si sobrevivimos, claro. Lo digo porque el panorama que nos han pintado los expertos en cosas varias no deja de tener algunos tintes apocalípticos y parece que con seguridad nos veremos inmersos en un marasmo de oscurantismo y decadencia que nos abocará al fin del mundo en el año 2012 como vaticina el calendario maya y tantas malas novelas.

Más o menos éste es el panorama que nos han pintado para el 2009

La verdad, no me va muy bien que el mundo se acabe en tres años. Tengo películas para ver y gente a la que conocer. Y, además, nunca pierdo la esperanza de que alguien encuentre un día una novela inédita de Jane Austen.

Pero iba a hablar del año que se acaba en unas horas y no de lo que tiene que venir. Reconozco que ésta no era la entrada que tenía planificada ni medio escrita en mi "libreta de pensar". La que tenía casi montada era un ajuste de cuentas cruel con la carroña que más me ha tocado los huevos este año, léase

1. Políticos (por tomarnos el pelo, por intentar engañarnos, por jugar a trileros con los votos, por olvidar que somos nosotros los que pagamos sus sueldos, etc.)
2. Iglesia (por su manía en querer interferir en la vida política de un estado aconfesional, por querer quitar derechos conseguidos a muchos amigos míos, por su apoyo histórico a regímenes totalitarios y dictatoriales, por manipular la historia, por hipócritas, desfasados, falsarios, etc.)
3. Monarquía (por estar fuera del tiempo, por pasarse la constitución por el forro de los mismísimos atribuyéndose poderes que quedan fuera de su autoridad, por gastarse el rey 3.000.000 de euros del estado en la compra de un cuadro de Dalí para decorar su despacho y luego pide austeridad, ahorro y responsabilidad, por criar como conejos, por faltarnos el respeto, porque república es una palabra mucho más bonita, etc.)

a parte de un repaso de las guerras tanto públicas como encubiertas, violencias, asesinatos, casos de pederastia, maltrato de mujeres y niños, prostitución, crisis, errores judiciales, terrorismo, violaciones físicas y morales, etc. pero en el último momento he cambiado de opinión y haré una entrada tópica con sus buenos propósitos y lo mejor del año.

Así que aquí va la lista de buenos propósitos para el 2009 que con toda seguridad no cumpliré:

1. Dejar de fumar.
2. Hacer ejercicio.
3. Ahorrar.
4. Acabar por lo menos el primer borrador de mi novela Los paraísos disponibles.
5. Tener más paciencia con las noticias de la tele y no indignarme tanto antes las injusticias.
6. Leer El alma fugitiva, El hombre sin atributos y La muerte de Virgilio.
7. Tomar menos café.
8. No enamorarme ni de camareras, ni de clientas, ni de mujeres casadas.

Criaturas aladas e imposibles.

9. Aprender inglés (éste es un clásico, no podía faltar)
10...

El último lo dejo vacío por lo que pueda llegar de improviso.

¿Y lo mejor del año? La verdad es que el año 2008 me deja un sabor algo desagradable en la boca. Y no es que me haya pasado nada malo... es la sensación de perdida de tiempo, de estar retrasando algo, de... como dice la canción 31 today de Aimee Mann sobre esas personas que acaban de cumplir esa edad

Pensaba que mi vida iba a ser mejor a esta altura,
pero no lo es y no sé qué hacer al respecto.

Bueno, pues lo mejor del año.

1. Soy tío.
2. La música que he escuchado, todos los libros leídos, las películas vistas.
3. La amigos que conozco desde hace años y los que he conocido esta temporada. Ya sea en persona, ya sea por medio de este blog. En todo el mundo gente con la que hablar, compartir canciones, mandar libros. Sois demasiados y no pondré nombres. Muy agradecido por dejarme colar la cabeza en vuestros mundos.
4. Un viaje a La Habana demasiado corto y demasiado intenso. Aun estoy pagando esos doces días en los que fui feliz.

- ¿Pero si tuvieras que elegir un solo momento de este año?
- ¿Sólo uno?
- Sí, uno. El resto del año lo olvidarías y solo conservarías ese recuerdo.
- Difícil... quizá un café en La Habana.
- Explícalo.

Es muy tonto. Era el último día en La Habana. Habíamos quedado un grupo para ir a tomar café a casa de Doris, la profesora de teatro de Aurora. Como siempre, Auro y yo íbamos un poco tarde y nos sorprendió a medio camino una lluvia habanera. Bajamos de un taxi cargando con los dulces que habíamos comprado. La estola roja de Aurora parecía volar en un sueño de sol y lluvia. Entramos en un pequeño café para resguardarnos de lo que caía. Era un local diminuto. Sólo tres mesas y las paredes pintadas de recuerdos, de fechas y nombres que se borraban y perseguían. Pedimos unos cafés, afuera llovía, el momento era nuestro y hablamos de amores. De los que ninguno de los dos teníamos. Y mientras hablábamos y oíamos la lluvia y bebíamos nuestro café... no sé... por unos brevísimos instantes creo que fuimos felices... todo cuadraba... habíamos alcanzado uno de nuestros pequeños paraísos.


Y luego... bueno, volvió a discurrir la vida.

Por un feliz y tranquilo 2009.
Un abrazo a todos y nos vemos en los bares.


Discover Javier Ruibal!


2 comentarios:

Cloe dijo...

Siempre esas promesas o intentos que nunca cumplimos, un clásico.
Espero que este sea tu año Jorge.

Un beso!

P.D. Que linda que es Aurora.

Bruixadesol dijo...

I si la vida continua, que segur que sí, espero que et porti tot el que trobes a faltar. I no deixis de compartir els teus detalls, els teus moments,les lectures,les pel·lis... Vull llegir-te moltes vegades abans de la fi. (2012?)