lunes, 15 de diciembre de 2008

Tres teorías sobre mi nombre

Me llamo Jorge, pero eso ya lo sabéis. Lo que supongo que ignoraréis es por qué me llamo Jorge. "Tus padres te pusieron así". Sí, exactamente, pero tiene un motivo. Y no, no nací ni en San Jorge, ni tenía ningún abuelo o pariente que se llamara Jorge ni nada de eso. El motivo es otro.

En verdad nunca me ha quedado claro por qué me pusieron Jorge. En mi familia existen tres teorías diferentes que he oído desde siempre, tres historias que las noches de tormenta se explican a la luz del fuego y que descubren el secreto del origen de mi nombre. Nunca he preguntado cuál de ellas es la verdadera (si es que alguna lo es). Siendo sincero, prefiero la incertidumbre.

PRIMERA TEORÍA - Teoría soñada

Mis padres siempre han sido unos enfermos de literatura. Su mundo gira alrededor de los libros. Cuando se enteraron de que iban a ser padres, decidieron poner el nombre de un gran escritor para que fuera la influencia decisiva de mi vida. Decidieron hacer cada uno una lista con sus escritores favoritos. Al comparar la lista solo habían coincidido en dos nombres: Jorge Luis Borges y Jorge Manrique. La elección era clara.

Con solo una milésima parte de su genio, me conformo.

Bueno, esta primera teoría es falsa. Que yo sea lector en mi familia es una rareza; no se tienen muchos antecedentes de personas interesadas en la palabra escrita. En algunas ocasiones, y con alguna copa de más, explico este origen entre los otros porque quiero colaborar con mi granito de arena a la confusión de mi nombre.

SEGUNDA TEORÍA - Teoría literaria

Mis padre se estuvieron peleando hasta el último minuto por elegir mi nombre. Mi padre quería ponerme Juan, como él, para empezar una tradición que no ha llegado a mucho. Mi madre quería ponerme Carlos por no sé qué motivo. No se ponían de acuerdo porque ambos son cabezones para las tonterías. Al final nací yo y nací sin nombre. Seguía la discusión hasta que una de mis tías dijo que ella, como futura madrina, sería la encargada de ponerme nombre. Y no admitía más discusiones. Su decisión sería ley. Y se decidió por Jorge. ¿Y por qué? Bueno, era el protagonista de la novela que estaba leyendo en ese momento y era un nombre que le gustaba. ¿Y qué novela era? Lo desconozco. Solo sé que se trataba de una novela de Corín Tellado... Y si alguien no la conoce, solo decir que se trata de la reina de la novela rosa, de la pornografía blanca y el erotismo decente.

Y pensar que quizá le debo mi nombre a una portada como ésta...

Desconozco qué puede tener de cierta esta teoría. Además, mi madrina ya no se encuentra entre nosotros y no se lo puedo preguntar. Pero me hace gracia... es bonita, pienso. Deberle el nombre al protagonista de una novela... Antes de que lo preguntéis desconozco qué novela era. La he estado buscando, pero entre los centenares de libros de Corín Tellado la búsqueda es lenta... Busco esta novela por curiosidad y porque a veces pienso que quizá mi vida está allí escrita. Y diréis, ¿pero tiene que ser una vida inventada por Corín Tellado? Bueno, ya se que puede sonar cursi y sentimental, pero mejor una novela donde sabes que los protagonistas acabaran juntos que una novela de Dostoievski, la verdad.

TERCERA TEORÍA - Teoría musical

La tercera y la segunda teoría empiezan igual. Mis padres peleándose por mi nombre y una tercera persona que pone orden diciendo que el nombre lo elige ella. En este caso se trata de mi abuela Carmen que para evitar un derramamiento de sangre decide que su primer nieto se llame como su cantante favorito, el único hombre que la ha hecho llorar. Y se trata ni más ni menos que del gran Jorge Negrete.

Seamos sinceros, éste es un tipo duro.

Y ésta es quizá mi teoría favorita. Deberle el nombre a Jorge Negrete me gusta. Porque me gusta México y porque me gustan las rancheras. Porque me trae a la memoria las largas tardes de verano en casa de mi abuela; tumbado en el patio leyendo algún tebeo de aventuras (viejas reliquias que me legó algún primo y que no eran ni de lejos adecuadas para mi edad) mientras mi abuela tendía la ropa cantando las viejas canciones de Jorge Negrete con su voz pequeña y destemplada. ¿Es verdad este recuerdo? No lo sé. No sé si es verdad o si lo he creado con el tiempo. Sea como sea, no me importa. Es un recuerdo hermoso. Sea verdad o mentira.

Y, lo siento, no me puedo resistir y dejo una canción de Jorge Negrete. Sea como homenaje al 55 aniversario de su muerte, sea como recordatorio de aquellas tardes de verano, sea sencillamente porque me gusta.


Escena de la película Me he de comer esa tuna (1945).
Acompañado de la preciosa actriz y cantante Amanda del Llano.

10 comentarios:

Girl From Lebanon dijo...

Sea cual sea la razón tienes un nombre muy bonito...cuando yo iba a la guarde, el niño que me gustaba se llamaba Jorge...se puede decir que fue mi primer amor :)

Y yo me quedo con la teoría musical...yo recuerdo ver con mi abuela esas peliculas merendando pan con chocolate...

Bss!!

Jorge dijo...

Gracias, Lebanon. Yo también tuve un primer amor en la guardería... compartíamos los chupachups y nos enfrentábamos a los abusones... luego la cambiaron de guardería y se olvidó de mí...

Ya digo que la teoría musical es mi favorita... lo que llegué a ver de cine mexicano en aquella época y la de rancheras que llegué a oír... Supongo que gracias a eso tengo este eclecticismo musical tan bestia.

Libélula dijo...

Hola Guapo,

No he indagado por qué me han puesto el nombre que me pusieron. Sí pregunté cuál hubiese sido si era varón: Ezequiel. Mi nombre, uno solo, por tradición familiar. Nada de nombres dobles cuando se termina usando uno solo. Lo que sí, siempre me pregunto hasta dónde influye en la personalidad el nombre que uno tiene.

En mi caso, es un karma, bueno y a veces, extremadamente malo.

Besos Jorge, libélula.

-Anna- dijo...

Tenés suerte de que tus padres hayan esperado a que nacieras para ponerte nombre. Mis padres no lo hicieron, y hasta hoy hay una versión perdida de mí que se llama Guillermo jajajaja. Después se decidieron por Ana Belén y la verdad que estoy conforme con mi nombre, aunque a veces me pregunto cómo hubiera decidido llamarme si me hubieran dado voz y voto en el asunto.

La cuestión es que no estamos acá para hablar de mi nombre, a veces suelo ser medio Narciso jaja. El nombre Jorge me gusta, sin importar de donde vino creo que fue una buena elección, aunque las tres teorías son muy buenas.

Interesante post :)

Un abrazo!

VITALIA dijo...

Yo tambien me he preguntado siempre quién me había puesto el nombre.No hay mucha discusión en mi caso.
También me he preguntado el origen de mi nombre por eso averigué el significado. Lo que sí, tengo tres nombres: María Lía Vitalia.
No hice teorías porque la que decidió mi nombre fue definitivamente mi mamá, por su abuela llamada Vitalia, nombre que heredó ella, y que luego me heredó a mi. Mi bis abuela estuvo envuelta en la magia de las cosas que mi mamá me contaba sobre ella, y se parecía más o menos a la abuelita de Tweety, el pajarito amarillo. Vitalia significa "la que da vida" o "Vital". Lia viene del hebreo: "la fatigada". y María:La elegida, la amada de Dios.

te dejo el significado de Jorge:

nombre masculino de origen griego "Georgos" (Geo "tierra" - ergon "trabajo"), su significado es "Aquel que trabaja la tierra, agricultor, cultivador"

Para más:
www.euroresidentes.com/significado-nombre/j/jorge.htm

Muy entretenida tu historia. Me atrapó toda la curiosidad! Me quedé escuchando a Jorge Negrete a quien no conocía y es una belleza su música!!
Entiendo tu orgullo.

Un beso grande y gracias por pasearte por mi humilde rincón y decirme cosas tan lindas.
besos

Lali ( La gralla) dijo...

Bueno ....
Como a ti jorge a mi tambien me gusta tu teoria musical !! ( tambien me gustan las rancheras !!)
El origen de mi nombre , pues es bien claro, al ser la 4º ynultima de los hermanos y tras cumplir mis padres con tradiciones varias...al ver que yo era una niña , mi madre recordó que de joven cuando era primera actriz de teatro de aficionados ....habia hecho de Santa Eulalia en una obra sobre su vida y martirio, y claro...como le habia gustado tanto la obra, pues aqui me teneis le devo mi nombre a una obra de teatro llamada: " Eulàlia flor d'ametller"

Jorge dijo...

Cada nombre que se elige es una pequeña historia.

Libélula: No creo que el nombre influya en la persona... no me gustaría que mi personalidad se pudiera deber a algo tan fortuito... Si hubieses sido chico te habrían puesto Ezequiel... me quedo con el que tiene ahora, la verdad.

Anna: Aquí habla de ti lo que quieras. Y me gusta el nombre de Anna, pero así, con dos "enes".

Vitalia: Primero, me encantan estos largos comentarios que me dejas. Tienes un nombre compuesto precioso. Tanto Lia como Vitalia me gustan. Y gracias por el significado del nombre... siempre me ha gustado la interpretación de "el que cultiva su vida y a sus amigos". Y Jorge Negrete era grande... inmenso.

Lali: ¡Qué grandes las rancheras! Así que por Santa Eulalia, patrona desposeída de trono de Barcelona... y por una obra de teatro... Yo por música o novelas, tú por teatro... para que luego digan que vivimos del "cuentu". Si es que viene de nacimiento.

Cloe dijo...

Creo que todas las teorías (sean verdad o mentira) son muy bonitas y puedes quedarte con cualquiera o con las tres. A mi Jorge siempre me gustó, es sencillo y tiene personalidad.

Besotes!!

Anónimo dijo...

Me voy (obviamente) por la tercera...
Salud por los Jorges y por México.

(Yo tengo dos teorías. Una que fue por El Lobo estepario, y que bueno, mi madre no dejó a papá que me pusiera Armanda. Y la otra por "Te recuerdo Amanda" de Víctor Jara... me voy por la segunda sea cierta o no)...

Besos!

Annabel M. Z. dijo...

Bueno pues ya que se puede te cuento el por qué del mío.
Mi madre iba a ponerme Sonia pero una amiga suya parió primero y le puso ese nombre a su niña. En esos días mi madre leía una novela titulada "L'autre Annabel"... et voilà.
Lo cierto es que mi madre conserva el libro pero nunca he tenido la tentación de leerlo, no creo que me esté perdiendo gran cosa.
Ahora mirando en google resulta que es The Ivy Tree de la gran (jiji) Mary Stewart:
Mary Grey has nothing to look forward to except a future as colorless as her name. So if she looks, walks, and smiles so much like the glamorous missing heiress Annabel Winslow, why not be her for a little while?Because fairy tales do not come true...andsomeone wants Annabel to stay missing.
Intrigante, desde luego.

Espero no haberte aburrido demasiado ^^