lunes, 22 de diciembre de 2008

Sin tiempo para nada

Es lo que tiene trabajar en un comercio que abre los festivos para atender la demanda de los siempre sabios clientes. Así que voy al grano. Unos apuntes que prometo profundizar en los próximos días (o, al menos esa es la intención, pero como dice mi frase de tipo duro, y recomiendo que todo el mundo tenga una, no soy un hombre que pasará a la historia por cumplir sus promesas, nena).

1. Frases horribles oídas en la librería:

"Pepito (por ejemplo), vigila y no rompas ningún libro... eso ya lo harás en casa."
"Ah, ¿pero tengo que explicarle yo el cuento? Paso, paso, que luego mi hija no lo agradece. Le compraré una película y así se estará callada" (la hija tenía tres años).
"Quiero un libro para una persona que no le gusta leer... y que le molesta mucho que le compren libros".

2. Las hadas existen. Hace poco conocí a una. Y me hizo recordar que en otra vida fui un dragón negro.


3. Algunos amigos están pasando un mal momento y está esa horrible sensación de que no puedes hacer nada. Solo estar.

4. En febrero tendré una semana libre. ¿Hago una pequeña escapada o me comporto como una persona responsable?

5. El último libro de Shaun Tan. Cuentos desde la periferia. Increíble. 15 relatos maravillosos. Mi cuento es el del búfalo de agua que indica el camino a la gente que se pierde. Me encantaría tener esa habilidad.

6. Por fin tengo el último disco de Aimee Mann. @#%&*! Smilers. Como me gusta el disco, qué gran voz y qué atractiva que es esta mujer.

video

7. Qué entrada más rara me ha quedado...

8 comentarios:

Girl From Lebanon dijo...

comprarle un libro a alguien que le molesta que le regalen libros...parece una venganza mas que un regalo...

en serio eras un dragón negro? de los que echan fuego por la boca y son fieles a su caballero? :)

Bss!!

Christian Cejas dijo...

Yo no diría que te ha quedado rara. Te quedó mas que interesante.
Un abrazo.
Christian.

Annabel M. Z. dijo...

Muchísimas gracias por la recomendación del libro de cuentos.
Y la entrada está bien así, déjala rara. Yo también soy rara, ¿y qué?
¿y quién no? ^^

Al menos no se te ha ido el texto a la entrada de abajo. Y no te cambia la alineación según cambias de navegador, ¿verdad?
¡¡Me he pasado la tarde sufriendo los errores de blogspot!!

Jorge dijo...

Lebanon: hay gente que un libro sí o sí. Y ya está. Y no deja de ser gracioso imaginar la cara del que lo recibirá... Y lo de ser fiel a mi caballero... bueno... nunca. Era de los dragones libres que custodian tesoros en una isla lejana y que se comía a los pesados de los caballeros. Lo de escupir fuego, sí.

Christian: gracias por la visita. Bueno... quizá rara no es la palabra, pero sí desorganizada. Hablo de todo, pero no profundizo nada. ¿Interesante? Bueno, no todos los días se habla con alguien que fue dragón.

Annabel: hazme caso con el cuento. Todos somos raros, cierto. Lo bueno es que solo unos pocos somos lo suficientemente inteligentes para reconocerlo. Y lo de los errores yo me lo he encontrado con el explorer. El mozilla nunca me ha dado errores.

Anónimo dijo...

Por mi parte solo puedo decir que gracias por estar.

Y sobre lo de la semana de febrero, la cosa está clara, ¿no? Escapada!!

La chica automática dijo...

Fan a muerte de Aimee Mann!! The Forgotten Arm, imprescindible. El nuevo no lo tengo aún, por lo que te odio un poco. Vino hace poco a Londinium pero la tía se subió a la parra harto y yo no podía pagar semejante fortunón (que si no lo habría hecho). Volverá, la veré y gozaré. Feliz Navidad. Desde Madrid.

Cloe dijo...

Estas entradas raras son las mejores.
Y obvio que las hadas existen ¿todavía te quedaban dudas?? jaja.

Besos!!

Jorge dijo...

Anonimo/a: aunque imagino quien puedes ser, si prefieres el anonimato, vale. Ya sabes que estoy... y cuando quieras. Y lo de la escapada... es que tendría que ser responsable, pero la meseta me está llamando desde hace unos días. O Londres... no sé.

Automática: The forgotten arm superinprescindible diría yo. El único concierto que he visto de Aimee Mann es el que salía en el último capítulo de "Buffy, cazavampiros". Le dejaron acabar la canción y luego empieza la matanza. Feliz navidad, guapa.

Cloe: no, por favor. Desde hace años que sé que las hadas existen. Pero es diferente cuando te encuentras con una y te pasas la noche entre cervezas y cigarrillos. Eso no pasa todos los días.