lunes, 15 de septiembre de 2008

Requiescat in pace - David Foster Wallace

Hoy he recibido un mazazo emocional; el escritor David Foster Wallace ha muerto. Se ha ahorcado. No puedo añadir mucho más al hecho de que era uno de mis escritores favoritos, un autor difícil, complicado, exigente, duro. Leer La broma infinita fue una de las experiencias más devastadoras, extenuantes y gratificantes de mi vida. He adaptado e interpretado en teatro alguno de sus cuentos. He leído y releído una y otra vez sus historias maravillado ante el lenguaje, la imagen y la fuerza. Me reía con su humor negro, irónico, cruel en ocasiones. Moralista sin doctrina, posmoderno con sentido del humor y de la autoparodia, exprimidor de todas las posibilidades del lenguaje. Era el mejor de su generación y sin un escritor como él, sin concesiones ni a la industria ni al lector, la literatura pierde algo indefinible y valioso.

Os recomiendo que os lancéis a su libro de relatos La niña del pelo raro y a la colección de artículos Algo supuestamente divertido que no volveré a hacer ambos publicados por Mondadori. Encontraréis alta literatura, historias duras y grandes carcajadas.

David Foster Wallace (1962-2008)

Os dejo uno de sus microrelatos.

HISTORIA RADICALMENTE CONCENTRADA DE LA ERA POSTINDUSTRIAL

Cuando fueron presentados, él hizo un comentario ingenioso porque quería caer bien. Ella soltó una risotada estrepitosa porque quería caer bien. Luego los dos cogieron sus coches y se fuero solos a sus casas, mirando fijamente la carretera, con la misma mueca en la cara.

Al hombre que los había presentado no le caía demasiado bien ninguno de los dos, pero fingía que sí porque le preocupaba mucho tener buenas relaciones con todo el mundo. Después de todo, nunca se sabe, ¿verdad que no? ¿Verdad? ¿Verdad?

2 comentarios:

La Sra. Dalloway dijo...

Uf, lo he visto esta mañana en el flog de un amigo y me he quedado planchada...

Laura dijo...

Les teves recomanacions sempre m'han agradat..sens dubte que les obres de David Foster són increíbles...s'hauràn de tornar a agafar i rellegir...ara, però, tindràn un regust estrany...