jueves, 16 de abril de 2009

Algunas máximas y consejos de un abuelo a su nieto

Hoy pensaba hacer una entrada que posiblemente cambiara la historia de la humanidad por lo reflexiva que era, lo ingeniosa, lo transgresora y lo profunda. Pero me ha dado pereza. Luego he pensado en escribir sobre Sant Jordi, pero me ha dado más pereza todavía. Y pensando pensando mientras hacía un pipí he recordado algunas máximas que mi abuelo ha ido soltando a lo largo de ocho décadas.

Pero presentemos a la persona. Ochenta y tantos. Cojo por la patada que le dio un mulo siendo joven. Medio ciego y medio sordo. Con un par de operaciones de corazón. Creo que diabetes. Adicto a las noticias de la radio, el programa de la Patricia y a dormir. Y a los cortados en el bar a media mañana y media tarde*. Según mis últimos cálculos duerme una media de quince horas diarias entre noche, siesta (siempre precedida de la misma frase todos los días, "me voy a trabajar que si no la faena no la hace nadie") y cabezadas varias a lo largo del día. Silba continuamente lo que al principio provoca una sonrisa y luego ganas de coger una motosierra y destrozar los muebles. Se levanta tres o cuatro veces cada noche al lavabo y alguna vez se queda dormido en la taza del water lo que provoca situaciones de estrés si coincide con el momento en que uno se levanta con una urgencia. Fue okupa en el Madrid de los cincuenta. Habla mucho de gente que no conocemos, ahorra para el futuro, hace chistes horribles a las camareras de los chinos, coquetea con descaro con cualquier mujer que se le ponga delante, lo más importante en esta vida es comer y está pensando en echarse por novia a una jovencita de setenta y pocos años.

Y ahora algunos de sus aforismos.

1. "Pudiendo comer, pa qué te vas a morir".

2. "Si se muere alguien que odias tienes que ir al entierro. No para reconciliarte con el muerto, sino para asegurarte que de verdad está muerto".

3. "Con las mujeres no discutas. No sirve para nada. Nunca ganarás. Tú diles que sí y cuando se callen y estén contentas te vas a jugar a las cartas como tenías pensado".

4. "El dinero que tengas te lo gastas todo en cosas que te gusten. Eso sí, ahorra".

5. "Rajoy es un desgraciado. No va y dice buenos días. Buenos días para tu madre, imbécil". (Sé que esto no es un consejo, pero me hace gracia ver a mi abuelo en desacuerdo constante con el lídel de PP. Por cualquier cosa. Por pequeña que sea. El día que Rajoy diga que el cielo es azul mi abuelo empezará a decir que una mierda, que es verde y lo que pasa es que ese tío no se entera).

6. El día que nos enteramos que no está bautizado.
- ¿No estás bautizado?
- No. En aquella época había mucho trabajo en el campo y no lo podíamos perder yendo de bautizo.
- ¿Y por qué no te bautizas ahora? (Pregunta hecha para chinchar).
- Yo a los curas no le doy ni el pecado.

Y de momento lo dejamos aquí. Sé que ha lanzado a la historia algunos aforismos más que he olvidado. Así que prometo que en la próxima comida familiar estaré más al caso. Aunque eso implique escuchar a mi familia y sus interminables discusiones sobres los pimientos y Tudela**.


* Desde hace años en mi casa no se compra ningún sobre de café solubre. Y todo gracias a las habilidades de mi abuelo. Un día me explicó cómo lo hacía. Me pidió que guardara el secreto, pero creo que este tipo de conocimiento debe ser del mundo. Por la mañana se toma un cortado. Siempre pide que sea de sobre y con sacarina. Cuando se lo ponen delante abre el sobre de café y vuelca en el vaso la mitad. La otra mitad la enrolla disimuladamente y se la guarda en un bolsillo. A la tarde vuelve al bar y pide un cortado con café de sobre y sacarina. Coge el sobre y... ¿lo abre? No. Lo guarda disimuladamente en otro bolsillo y saca la mitad del sobre de la mañana. Y lo vuelca en el vaso. Al regresar a casa ya tenemos un nuevo sobre de café. Jugada maestra.


** Uno de los momentos más delirantes de las pasadas Navidades. Ya lo contaré en otra ocasión...

4 comentarios:

Annabel M. Z. dijo...

Muy buena, como siempre. ;)

Por cierto ¿cómo se llama la librería y cuál es la dirección? (per si de cas).

Girl From Lebanon dijo...

Pura sabiduría tu abuelo...

Bss!!

Bellota dijo...

Soy la fan de tu abuelo. Alguna vez tendré que hablar de la mía. Puro vistuosismo al mas puro estilo almodovariano.

Cloe dijo...

Ok, desde hoy tu abuelo es mi ídolo (por alguna razón suelo tener como ídolos a los familiares de mis amigos) pero este va a ser el más ídolo de los ídolos (siempre después del Fary claro, lo que me hace recordar que tengo q poner una foto del Fary en el blog), por estas razones:

1)Fue okupa
2)Es ateo
3)Odia al PP y a Rajoy
4)No está bautizado
5)Lo de los sobres de café es simplemente SU-BLI-ME

Diselo de mi parte, es mi IDOLO.