miércoles, 15 de abril de 2009

Puertas

Desde chiquitos nos tendrían que decir la verdad. Que las librerías, las bibliotecas o los anaqueles que tenemos en casa no son sitios donde los libros duermen. No. Son algo más que simples almacences o salas de espera de libros buscando lectores. No. Guardan puertas. ¿Puertas hacia dónde? Bueno, esa es la gracia... abrirlas y perderse.

Ilutración de Rob Gonsalves
Para perderse en su obra.

¿Y el librero, o el bibliotecario, o el familiar callado que sólo lee? Bueno, si sabe hacer bien su trabajo, te ayudará a encontrar la llave que buscas. Pregunta.

Librería. Rob Gonsalves

6 comentarios:

PAOLA dijo...

Me encantó tu espacio, adoro esas puertas mágicas, te invito a las mías
Saludos

-Anna- dijo...

Cierto, mi mamá siempre sabe qué llave necesito...esa mujer ha leído tanto que ni siquiera sé cómo hace para acordarse de los títulos de todo :S. También llega a ser frustrante je!

Libélula dijo...

¿Cuál me recomiendas, Jorge? Pues no estoy segura de cuál elegir...

Girl From Lebanon dijo...

Tu lo has dicho...si saben hacer bien su trabajo...una cosa es un librero y otra una dependienta...no tiene nada que ver el culo con las tempora...

Bss!!

maría simó dijo...

bien dicho!
me recuerda al cuento de borges sobre las bibliotecas :)

Lali ( La gralla) dijo...

Això mateix !! aquest diumenge a la tarda, seré a MMón llibre a barcelona ajudant als pares i els nens que vulguin a trovar les claus per obrir les pòrtes que necessitin !!!