martes, 7 de abril de 2009

La luz del faro y otras cosas

1. El lunes fui al banco a hacer el ingreso de la tienda. En principio nunca voy yo al banco, pero ese lunes necesitaba salir que me diera el aire. En el banco me reencontré con una antigua compañera de instituto que no veía desde hacía unos doce o trece años. Ella me reconoció. Yo no la reconocí. Era una de esas criatura doradas que devienen por definición amores adolescentes imposibles. Hablamos un momento para ponernos al día. Me explicó que estaba casada con el mismo novio que siempre, que tenía una niña, que estaba bien.

- ¿Y tú? Ya casado y con hijos, supongo.
- No, no, no.
- ¿Qué quieres decir con eso?
- Que nada de matrimonio ni hijos.
- Pero supongo que novia sí.
- Tampoco.
- Pues deberías ponerte a trabajar que estás a punto de que se te pase el arroz.
Risas.
- Mujer, no. Hasta los sesenta tengo tiempo.
- ¿Y eso? ¿Cómo es que no tienes novia ni estás casado?
- No sé. Supongo que estoy perpetuando todo lo posible una adolescencia irresponsable.
Risas.

Al acabar de decir esta frase me di cuenta de que quizá hay bastante de verdad en ella.

2. El viernes salí a cenar y a tomar unas copas con dos buenas amigas. Entre todo lo que hablamos, una de ellas me dijo que sólo tengo que solucionar una cosas en mi relación con las mujeres.

- Tienes que cambiar de logística. Y ya está.

Aun no lo entiendo del todo.

3. Y siguiendo la relación, Cloe nos regala desde las páginas de su blog un último descubrimiento musical. Coeur de pirate, una deliciosa muchacha del Quebec que desgrana belleza e ironía acompañada de un piano. Las letras son sugestivas, la música preciosa, ella, hermosísima. Además, a una muchacha que se haga llamar "Corazón de pirata" sólo se la puede adorar. Le robo uno de los vídeos porque casa bien con el principio de esta entrada, ya sabéis, esos amores de insituto que en verdad no son nada.


Coeur de pirate, Ensemble

4. Lo que me recuerda el que debe ser uno de los mejores principios de una novela. Lo escribió Jeanette Winterson y viene a decir más o menos (y que Alicia, Lucia o Laura me corrijan):

Me llamo Silver. Soy mitad metal precioso, mitad pirata.

5. Hoy me gustaría estar en otra parte.

6. La novela a la que me he referido en el punto 4 es La niña del faro (editorial Lumen). Es una de las lecturas más sugestivas de los últimos años.

9 comentarios:

Marc dijo...

Punto 3. A veces no hay necesidad de entender las cosas, ¿no?

En el punto 5 estoy totalmente de acuerdo contigo. yo estaria ahora mismo tumbado en la playa haciendo la fotosíntesis con una piña colada en una mano.

Saludos!

Annabel M. Z. dijo...

No sé por qué no sale el video. Tendré que volver ;)

Anónima de las 9:59 dijo...

Puntos 1 y 2:
No hagas mucho caso a lo que te digan sobre las mujeres y el arroz.
Cuanto más tiempo pase, más te lo dirán.
Ni caso.
;)
Las nuevas tecnologías han propiciado el desarrollo del arroz que no se pasa.

Amanda dijo...

hola!!!

te dejé algo en mi blog!

un abrazo!

Jorge dijo...

Marc: ni falta que hace entender la mayoría. Nos limitamos a disfrutar. Y yo estaría en esa misma playa, pero sentado en la barra del bar, leyendo o hablando y bebiendo ron.

Annabel: vale, te veo luego. ;)

Anónima: Al punto 1 no le hice caso. Desde los tiernos 20 que me lo dicen. El punto 2... es que nos reímos demasiado para olvidarlo... Además, algo de razón tiene. El arroz que no se pasa es el arroz Brillante, ¿no? (perdona... es que voy cansado?)

Amanda: agradecido. Siempre a sus pies.

Bellota dijo...

Si ya no es hoy... sigues queriendo estar en otra parte?

Jorge dijo...

Bellota: algo menos. Pero el viaje siempre está.

Cloe dijo...

Me ENCANTÓ este post.
Primero, porque no entiendo a la gente que hace años a la que no ves, no saben nada de tu vida y se ponen a preguntarte (casi afirmando) si tienes novia/o, hijos/as, casado/a, ¡pero que se vayan a la mierda! como si eso fueran las unicas cosas importantes que hacer en la vida, yo a la última que me preguntó le dije que era lesbiana y que aún estaba buscando mi media tortilla.

Segundo, porque me reí mucho con lo de la logística.

Y tercero porque SABÍA que te iba a gustar Coeur de pirate, de hecho me acordé de ti en cuanto la oí por primera vez.

Besotes!

Jesuso dijo...

coeur de pirate es un buen proyecto de beatrice martin

:)

muy buena entrada