viernes, 3 de abril de 2009

Bien está...

¿Realmente alguien pensó que habíamos acabado con la fascinante aventura del simpar Jorge en busca de la trilogía de Carlos Saura? Pues craso error. Porque siempre puede haber una tercera fase. Resumamos lo ocurrido.

Un simpático, dicharachero, ingenioso, pícaro, con trabajo fijo y soltero disponible sin miedo al compromiso muchacho llamado Jorge fue un hermoso viernes de finales de marzo a su tienda habitual de discos para intentar conseguir la trilogía flamenca de Carlos Saura. Con hondo pesar en su corazón el dueño de la tienda le informó que estaba descatalogada a excepción de El amor brujo. Triste decidió pedirla para tener al menos una de las tres. Y hoy a ido a buscarla. Y por la cara del dependiente ha visto que algo no iba bien...

Sí, es El amor brujo. Sí, sale Antonio Gades. Sí, la música es de Falla. Pero el director no es Carlos Saura. Es Rovira Beleta.

Vaya... Interesante.

- Si quieres no te la quedes. Fue error mío. La de Saura no se encuentra y yo me pensé...
- No pasa nada... me la quedo.
- ¿Sí?
- Sí, claro, El amor brujo de Rovira Beleta. La vi hace años y me gustó. Sí, me apetece repasarla de nuevo.


Recuerdo una película muy extraña. Onírica. Inusual en el panorama español. Y coreografías rompedoras y diferentes. Y la rotundidad de formas de la bailaora La Polaca. Además, Rovira Beleta es seguramente uno de los mejores directores que ha dado España, pero a su vez uno de los más desconocidos y maltratados. Dos veces nominado a los oscars a película extranjera, guionista, productor y director. Este país, en serio, que poco cuida su patrimonio cinematográfico.

O sea, que no ha habido decepción. Ha habido cambio. Si queréis ver la primera escena de la película, aquí. Resulta fascinante la construcción de la pesadilla, la opresión onírica que encierra a la protagonista perseguida por el recuerdo, la imagen, el fantasma de un antiguo amante.

De propina me he llevado el último disco de PJ Harvey hecho en colaboración con John Parish. De momento, promete. Llevo cuatro canciones escuchadas y son fascinantes. Pero no puedo ser objetivo... adoro la voz de esa mujer. Especialmente dolorosa es la canción The soldier.



Y, para acabar, un dejo un enlace a la reseña literaria que hace unos días me pidió el diario digital AnoiaDiari. Sí, vuelvo al libro de Fernández Paz. Si es que cuando me da, me da. La reseña es en catalán. Si hay petición popular haré una traducción. Ahora no, que quiero echarme una siesta.

4 comentarios:

Cloe dijo...

Ché Jorge, no sé si has oido algo de lo nuevo de Tori (igual es horrible), pero si quieres algún tema de los pocos q han salido te lo paso.

Besos!

carina dijo...

Hola Jorge,
sobre el post poca cosa puc dir perquè no conec, però t'asseguro que m'han vingut ganes de llegir el llibre que ressenyes al teu article "Només ens queda l'amor".
Petonets, ens llegim

Jorge dijo...

Cloe: Pasa, mujer, pasa.

Carina: Val molt la pena, de veritat. Es tota una troballa.

Paulette dijo...

Oye...estoy emocionada con el disco. Justamente es algo como lo que necesitaba escuchar hoy.

Gracias!